CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¡Huyan canallas!

Maduro caminaba saludando como reina de carnaval por la Vereda del Lago en Maracaibo con todo y banda presidencial robada, cuando desde las tribunas sonó una fuerte y clarísima mentada de madre. ¡Por supuesto, en perfecto zuliano! Le arruinan su “baño de popularidad” y pega una carrera de récord olímpico hasta embutirse en el puesto del conductor del carro blindado que lo moviliza, para así escapar del zaperoco.

Con algunas horas de diferencia su paisano Gustavo Petro, allá en Colombia, también brinca y se encarama en su carro en cuanto oye la explosión de un triquitraque en medio de las calles por donde también se está paseando a pie. Por cierto, ambos rufianes dejan a sus respectivas mujeres bien botadas en medio de la carrera, mientras que los matones que los cuidan desenfundan sus pistolas y apuntan para todos lados pensando que se trata de un atentado.

En cualquier momento aparecerán los videos que mostraran a Lula y a Boric en las mismas peripecias que les toca pasar a sus colegas con el mismo origen: Indra y Smarmatic.

¡Bienvenido a la verdadera América Latina, señor Juan González! Sea usted testigo de lo que sus “buenos consejos” al presidente Joe Biden están produciendo sobre millones y millones de seres humanos en los pueblos de este lado del continente. Rabia, fastidio, decepción, migración forzada, naciones completas arruinadas y gobernantes de mentiras a quienes sus propias gentes detestan.

En fin Mr. González: usted está consiguiendo que toda nuestra América se parezca cada vez más a Corea de Norte. Pero con la CHEVRON, la Halliburton, la Schlumberger y un pocotón más de empresas haciendo “buenísimos” negocios y repartiéndose “la cochina” con dictadores como Nicolás Maduro, pillos como Gustavo Petro o expresidiarios por corrupción continental como Luis Ignacio Lula Da Silva de Brasil.

En Venezuela al menos ustedes cuentan para hacer el trabajo sucio de reprimir a todo un pueblo con hambre y sed de justicia con los iraníes, los rusos y los chinos. Socios de la Norteamérica de 2023 allá en Venezuela, pero rivales y hasta enemigos de Estados Unidos en muchos otros rincones del planeta. Qué curioso, ¿no?

Porque para nadie es un secreto: en Venezuela estamos en la esquina de que se arme “el peo”. No crea que ni con ídolos de lata, ni con payasadas electorales la gente va a volver a confiar en salidas pacíficas y democráticas de unos rufianes que están extinguiendo a mi gente. ¡Creo que esa no va!

Toda la basura que controla mi país y buena parte de la clase política que dice adversarla, está en el fondo del mismo saco lleno de mentiras y robo desalmado sobre Venezuela.

Allá no se salva casi nadie.

Es que aquello, Venezuela, es como el cuento de la lámpara mágica: sí la siguen frotando va a salirse el genio de la botella y seguramente va a escaparse bien arrecho.

Por eso: ¡Dios, Venezuela libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba