CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Invito a ver el circo de pulgas

No les funcionó el show de Tocorón. El régimen se vio caricaturizado entre tantos malandros. No se dieron cuenta, la competencia resultó desleal; al final nunca se supo quién era quien. Porque la única diferencia que puede existir entre el Tren de Aragua y la revolución del difunto es Diosdado Cabello.

Tampoco la gente se tragó el disparate de usar el corrompidísimo aparato electoral del régimen para preguntarle a Venezuela si el Esquibo es nuestro o no.

Hasta que finalmente don Elvis Amoroso declaró que mandaban a decir los cubanos que la oposición cuenta con el “mejor sistema electoral del mundo” para realizar sus primarias.

O sea, que pueden dar por buenas las máquinas, el sistema Indra-Smarmatic y la sala de totalización del CNE. Y así, para todos, que no quede sombra de duda: en Venezuela las elecciones son limpias y “justas”, sobre todo las del año que viene, cuando se reelige Maduro. Jesús María Casal contará con su Plan República y a otra cosa mariposa.

Ni por el carajo a ninguno de esos sinvergüenzas se le ocurre una consulta del tipo que sea, para saber si los trabajadores y pensionados en Venezuela desean o no que sus sueldos e ingresos se dolaricen. ¡Eso sí que ni se pregunta, ni se consulta!

Pero para cualquier otra tramposería don Elvis Amoroso está para servir a la revolución, al trío Maduro-Diosdado-Padrino y al Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, preocupadísimo por las libertades individuales y la recuperación de la democracia de verdad en Venezuela.

Con el mismo interés que seguramente tienen la Chevron, la Exxon Movil y el resto de las segundonas que están detrás de los yacimientos de petróleo y gas venezolanos. Así las cosas, la suerte está echada. De aquí «palante» tendremos una oposición aún más complaciente y regalada con la dictadura. Haciendo, de la boca para afuera, un esfuerzo de circo por la maroma. Vestida de lentejuelas, dándoselas de equilibrista entre el desprecio colectivo de todo un país que sabe en qué andan, y un régimen disfrazado de domador de leones de mentiras.

Pero todo está bien. La Resistencia y el país decente ganó. Las caretas de los payasos tristes de esta flora y fauna de mamarrachos de la política cayeron al piso. Ya sabemos de qué va todo esto. Quién es quien en este circo de pulgas.

Por eso: ¡Dios, Venezuela Libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba