El Fogón de la Editora

JAULA DE ORO

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

El famoso “milagro económico” que supuestamente se vive en Venezuela les sale solo a unos pocos. La “magia” nada más le alcanza a los enchufados del régimen y a los de su oposición de alquiler. Maduro otra vez miente cuando habla de un crecimiento nacional de dos dígitos para el primer semestre de 2022.

Y el Banco Central de Venezuela de segurito que no se lo va a negar. Como tampoco nada de lo que diga o le pida al Tribunal Supremo de Justicia o la Fiscalía o el CNE y el resto del estado y sus poderes que trabajan para él y para sus compinches, que ninguno se atreve a llevarle la contraria.

Y si efectivamente para todos los enchufados, gobierno VIP, arreglados de la MUD, el G4 y los Guaidolovers no hay crisis de ningún tipo: ¡Solo existe crecimiento de sus fortunas personales!

Para todos ellos, por supuesto, no hay ni apagones ni problemas eléctricos, en sus casas hay plantas termoeléctricas con suficiente gasoil que llega en gandolas de PDVSA, que ahora es “de todos”. Lo mismo que con el agua, que ellos siempre tienen.

Se mueven por el país en aviones y avionetas privadas, que solo autoriza su despegue algún mequetrefe sentado en el mismísimo palacio de Miraflores. Y cuando les toca calle, los cuidan espalderos en moto que les paran el poco tráfico que aún queda, para que no se les moleste en ningún semáforo.

Es que cientos de militares y civiles del régimen, así como políticos y gobierneros, han hecho de Venezuela su Jaula de Oro.

Allá, a ellos no les falta nada, ni tampoco dólares con que comprar lo que quieran. Viven en una burbuja de prosperidad a la medida, en donde exhiben sin ninguna vergüenza el dinero sucio, el dinero de los negocios con el estado, o el dinero de las drogas, como nunca antes se había mostrado en nuestro país. Venezuela se ha transformado en un barrio gigante, donde los malandros y traficantes se mueven con la mayor libertad y dominio por entre sus escaleras.

Y todo eso, todo y mucho más, lo sé yo que vivo en Estados Unidos. Porque todo el mundo está al corriente de lo que pasa y cómo suceden las cosas en nuestro país. ¿Y es que no se conmueva algún gobierno serio de nuestro hemisferio por el horrible contraste del tipo de vida que le toca llevar a más del 85% de los venezolanos que aún está en Venezuela? ¡No hay derecho vale!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: