El Personaje de VRI

Juan Manuel Sucre, candidato a la silla 2 de la Alcaldía de Doral: “Tengo un plan serio, pertinente y necesario que me diferencia de la competencia”

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa.us

El inmigrante siempre debe estar atento a asimilarse a su nuevo entorno, la cultura, las costumbres y la gente del lugar que lo acoge, es verdad que no debe perder su esencia, porque es lo que lo hace genuino como persona, pero en definitiva debe integrarse con miras a alcanzar el éxito, o al menos estabilidad en más de un sentido.

Nuestro invitado de la semana no ha dejado a un lado su esencia más profunda, es un fiel representante de lo mejor que tiene el venezolano: es “fajado”, trabajador, tesonero, luchador y optimista, y ha trasladado esa versión de su natal terruño a la tierra floridana que le abrió los brazos, la ciudad de Doral, a la cual quiere entregar sus mejores esfuerzos para encumbrar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Les hablamos de Juan Manuel Sucre, politólogo venezolano graduado en la UCV, exconcejal del Cabildo Metropolitano de Caracas, trabajador incansable por el desarrollo del recurso humano acá en la Florida y exitoso empresario del ramo de las encomiendas a gran escala. No podemos olvidar que está felizmente casado y es el orgulloso padre de dos hijas.

Juan Manuel Sucre orgulloso de su herencia venezolana

Juan Manuel Sucre está en la palestra ahora que se postula para ocupar el asiento número 2 del Consejo de la ciudad de Doral. Desde allí plantea a sus electores un muy completo plan enfocado en la solución y mejoramiento de los aspectos que más preocupan a los vecinos.

Empecemos por el principio, evaluemos las preocupaciones más tempranas de Juan Manuel Sucre: “Soy del Estado Bolívar en Venezuela, aunque me crie en Caracas. Buena parte de mi vida transcurrió entre estos dos lugares. Me gradué como politólogo en la UCV. Trabajé en la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y también en Edelca. Integré el equipo que desarrolló el proyecto de la represa Macagua II. Realicé un postgrado en Gerencia Municipal Ambiental, desde siempre he tenido inquietud por los temas del medio ambiente y quizás por ello inicié mi actividad comunitaria en mi pueblo de El Hatillo, Estado Miranda. Allí llevé adelante varios proyectos referidos a lo ambiental en pro de mi comunidad. Eso me dio el impulso suficiente para llegar en el año 2000 a lo que se conoció como el primer Cabildo Metropolitano de Caracas. Resulté electo por la oposición. Fueron muchas las ordenanzas que saqué adelante durante mi gestión como concejal, en muchos casos poniendo el acento en lo ambiental: lucha contra la contaminación, disposición de desechos sólidos, etc. Estoy muy complacido de que aún hoy algunos de esos proyectos siguen vigentes, como la fundación ‘Somos El Hatillo’, que hace hincapié en aspectos educativos, recreativos y ambientales de los niños de la comunidad”.

-¿Cuándo decide trasladarse a USA?

-La decisión la tomamos mi familia y yo gracias a la Providencia. En principio me inscribí en la llamada lotería de las visas, en la cual resultamos premiados. Nos encontrábamos inmersos en los trámites de la residencia, para lo cual teníamos hasta dos años, pero en el año 2014 ocurrió que la situación en Venezuela venía en picada. Era realmente nefasto y parecía no tener fin. Yo iba y venía a USA para no perder la residencia. Pero ya papeles en mano tomamos la decisión de quedarnos. Tanto mi esposa como yo logramos desempeñarnos acá en las actividades que ejercíamos en Venezuela. Considero que es una bendición poder hacer lo mismo que hacía en Venezuela. Realmente es un privilegio.

-Usted no ha perdido el interés por el ejercicio político…

-Es una inmensa fortuna estar en este país. Siento un fuerte vínculo con Venezuela y lamento profundamente los problemas que la aquejan. Parte de mi motivación es paulatinamente acumular fuerza e ir logrando más representantes venezolanos en nuevas instancias políticas acá en Estados Unidos, y empoderar a esa diáspora que trabaja y lucha en este país sin perder de vista los sufrimientos en el terruño natal. Tenemos que cerrar filas con nuestros connacionales. La gran mayoría de esa diáspora está compuesta por gente decente con múltiples necesidades. Parte de mi preocupación política consiste en poder suministrar una voz fuerte que apuntale el valor de la unidad. En tal sentido invito siempre a la comunidad venezolana para que aquel que esté facultado para votar en Estados Unidos, vote.

-¿Y ese mensaje cala entre la comunidad venezolana en Doral?

-El venezolano llega aquí y quiere tener protagonismo. Existe la necesidad de unirnos. Tanto en Venezuela como aquí, en Estados Unidos, hay que siempre estar dispuestos a luchar por mantener la democracia.

DORAL, SU GRAN PREOCUPACIÓN

Desde 2014 Juan Manuel Sucre está plenamente asentado con su familia en la pujante ciudad de Doral, y en su plena integración a la comunidad ya da el paso de aspirar a un cargo para hacer frente a la responsabilidad de solventar las pequeñas y grandes necesidades para beneficio de sus vecinos. Todo esto no le es ajeno, ya fue su trabajo en Venezuela, cuando logró ser concejal.

-¿Cuál es su propuesta para la ciudad de Doral?

-Nuestro objetivo es contribuir a que en Doral se alcance una mejor calidad de vida. Que el ciudadano se sienta más seguro. Nosotros tenemos como slogan de campaña: “Doral merece más”. Tengo como meta cubrir un plan de siete puntos, que cubre el espectro de las necesidades más apremiantes de los vecinos de Doral.

Juan Manuel Sucre en un evento en medio de su campaña electoral

-Revisemos ese plan. En materia de seguridad, ¿cuáles son los objetivos que tiene trazados?

-El primer aspecto es que nuestros hijos estén seguros en las escuelas, que como padres nos sintamos libres de zozobras en ese tema. A tal fin nos hemos propuesto mejores niveles de ingreso para nuestros policías, de hecho, en esa planificación buscamos el apoyo de un reconocido venezolano en esta materia, el comisario Iván Simonovis. Apuntamos a que exista una seguridad preventiva, que haya comunicación eficiente entre los vecinos y los agentes, que la relación entre comunidades y Policía sea estrecha.

-Tenemos entendido que el tráfico de Doral es uno de los puntos de su propuesta de acción.

-Así es. El tráfico en Doral ha crecido exponencialmente. Lo que ha ocurrido es que no se han tomado las previsiones necesarias para que las vías puedan soportar todo ese tránsito. Entre las propuestas que tenemos para resolver esta situación proponemos la sincronización de los semáforos en horas pico, siguiendo el ejemplo de otras ciudades. También planteamos que los conductores puedan utilizar otras calles para aliviar el tráfico en las horas punta. A la par es necesario mejorar el transporte público en Doral, instaurando nuevas rutas. Es imprescindible hacer funcionar el transporte en Doral. Creemos que es impostergable incentivar a los usuarios a emplear el transporte público. Asimismo es necesario reforzar la seguridad de las ciclovías en la ciudad. A grandes rasgos esas serían mis líneas fundamentales en cuanto al problema del tráfico en Doral.

-Un aspecto crucial dentro de sus directrices es el asunto de la basura, ¿qué nos puede decir al respecto?

-En este aparte es perentorio dar una respuesta efectiva a lo concerniente al incinerador de basura que funciona en Doral, el cual genera contaminación y malos olores que afectan a nuestra comunidad. A los responsables de este incinerador les hicieron una concesión de 20 años, de los cuales quedan cuatro. Los malos olores que produce la basura han sido neutralizados con químicos, no obstante, insistimos en que se reubique el incinerador. Simplemente queremos mudarlo de lugar. El relleno sanitario se queda donde está, pero pugnamos porque el incinerador sea mudado. Apuntamos a que Doral sea una ciudad más humana, más verde, con más parques para el disfrute de los vecinos. Creemos en el sano esparcimiento y que la Alcaldía acoja esta idea nos parece vital en los tiempos que corren.

-En cuanto al área económica, el tema del emprendimiento brilla en su propuesta.

-Doral para los emprendedores, esa es nuestra propuesta. En la actualidad es un vía crucis para los comerciantes tramitar la permisología, ahora la burocracia impone el ritmo. Recibir los permisos pertinentes para establecer un negocio es de una exasperante lentitud, afectando la posibilidad de generar ingresos para la ciudad. Queremos transformar esta realidad, queremos estimular el emprendimiento, transformar la Alcaldía en un ente dinámico, que estimule los negocios, los pequeños comercios, otorgando los permisos de manera oportuna y ágil. En este sentido queremos que Doral cuente con muchos emprendedores, y en particular muchas mujeres emprendedoras.

-Usted desea también desarrollar a Doral como un centro cultural.

-En efecto, ese aspecto también está contemplado en nuestra propuesta para la ciudad. Aspiramos hacer de Doral la ciudad de las artes. Una ciudad realmente cultural. Queremos traer a Doral festivales internacionales de cine y teatro. Planificamos construir museos y salas de teatro. Nos planteamos recuperar el antiguo Paseo de las Artes. También propiciaremos las exposiciones al aire libre. Además creemos que Doral cuenta con todas las credenciales para tener su propio festival gastronómico. Sabemos que la ciudadanía está completamente a favor de este proyecto.

-La parte tecnológica no escapa a sus planes…

-Una ciudad más digital, eso aspiramos para Doral. Hemos planificado espacios con wi-fi, hacer sencilla y práctica la conexión a internet para estudiantes, trabajadores online, youtubers, influencers, etc. Nos proponemos facilitar que todo pueda ser hecho online. Lo que en esta materia existe en la actualidad es deficiente, nosotros queremos optimizarlo.

-En este recorrido por su propuesta electoral tiene un lugar preponderante la educación, por favor háblenos de ese tópico.

-Aquí solo tenemos en mente una aspiración: hacer de Doral la ciudad de la excelencia académica. Esto nos viene por origen. Me explico: para los venezolanos este tema es muy importante, es de especial relevancia, las escuelas donde estudian nuestros hijos son cruciales para establecernos en Doral. La educación pública en la ciudad en términos generales es buena, pero los planteles no se encuentran integrados en objetivos más comunes. Nos planteamos establecer esa conexión organizando eventos educativos e incluso olimpiadas matemáticas u otros programas que permitan comprometer aún más a los docentes, estudiantes, padres y representantes con el hecho educativo.

-Finalmente, ¿qué lo diferencia de los demás candidatos que compiten con usted este próximo 8 de noviembre por la silla dos de la Alcaldía de Doral?

-Me he propuesto como objetivo ser concejal de mi ciudad. Estoy convencido de que propongo a mis electores un plan serio, pertinente y necesario. Esta es la diferencia definitiva que me separa de la competencia. Los ciudadanos tienen la última palabra.

La propuesta dirigida a la comunidad de Doral

VENEZUELA, UN ASUNTO PENDIENTE…

Por un momento alejamos al candidato de su realidad electoral, para llevarlo de vuelta a un asunto doloroso y sin solución a la vista aún: Venezuela.

-¿Qué extraña Juan Manuel Sucre de Venezuela?

-La gente. La gente de Venezuela es todo cordialidad, ese trato de hermanos que nos prodigamos, donde no existe el egoísmo y la entrega es la norma. Los venezolanos somos gente cálida y no dejamos de serlo estemos donde estemos. Pero no quiero dejar de decir aquí que extraño muchísimo a la isla de Margarita. Solía decir que allí pasaría mis últimos años. Margarita posee una energía única, es el mar, es su gente, sus playas, la comida… extraño todo de Margarita…

-Pareciera que contempla a Venezuela, en general, y a Margarita, en particular, muy lejos. Lo suficientemente lejos como para estimar que no volverá en un largo tiempo…

-Son las consecuencias que vivimos por el accionar de un régimen criminal que solo sabe despojar. El problema de fondo no es que Biden, o los países de Europa, o países latinoamericanos no se comprometan a ayudarnos; el problema de fondo es que en Venezuela ya no existe democracia. Venezuela es víctima del socialismo. Ahora sobran presos políticos y falta mucha libertad de expresión. La dictadura solo genera carencias y de allí la brutal migración. Los venezolanos solo aspiramos a una mejor calidad de vida. Justo lo que no tenemos en nuestro país. Por eso Maduro y sus cómplices son criminales. Eso lo tengo muy pendiente. Por estar en USA no me he pasado un suiche. No me olvido de los problemas de Venezuela, así como tampoco lo hacen muchos de nuestros paisanos aquí en la Florida. Pretendo seguir siendo una voz potente de mi patria para exigir la democracia que en mala hora nos fue arrebatada.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios