La Columna de Pablo Medina

La antesala

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Continúan en picada todos los servicios públicos en Venezuela. Arrecia un nuevo repunte general de los precios y sueltan un anuncio de salario mínimo que no llega ni a los 40 dólares mensuales; con una canasta, solo alimentaria, que pasa de los 300 dólares, cuando el régimen mantiene el salario en bolívares devaluados.

Juntando las pensiones, los sueldos y las remesas de los familiares que están trabajando afuera es solo como en algunas casas se puede comer.

Así, en medio de un furioso “sálvense quien pueda” en la Venezuela del desastre económico, se pierde aceleradamente el interés por la política y por los políticos. Las preocupaciones, el hambre y la profunda miseria en que viven las grandes mayorías dentro del país, dibuja a esos asuntos y a esos seres como tripulantes perdidos en una nave espacial o marítima sin rumbo.

El venezolano de a pie se está haciendo refractario a lo público, del lado que venga. Las neuronas están siendo mayoritariamente utilizadas para la solución de la vida del día a día.

En este momento, pocos venezolanos creen en alguien o en algo. La nación parece adormecida por el esfuerzo del cansancio colectivo e individual, para lograr la sobrevivencia. Ya no importa quién se reúne con quien y en qué lugar, se arreglan a escondidas con el régimen de Caracas o no.

Están por conseguirlo: nos tienen como pueblo en LA ANTESALA de la cubanización. Por favor: ¡No dejemos que el país se nos muera en las manos!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: