Opinión

La gran conspiración mundial contra Cuba Libre

Antonio Calatayud / Venezuela RED Informativa.us

Como si fuera un acto de fatalismo o parte de una macabra conspiración internacional, cada vez que Cuba Comunista se encuentra en una “terminal» crisis, siempre aparece un gobernante cómplice, o algún tonto de capirote, que la salva, política y económicamente, del desastre final.

Primero fue la Unión Soviética y después la Venezuela de Chávez y Maduro. También el Chile de Allende.

Más tarde, ocurrieron otros episodios de salvación, gracias a los más oscuros intereses mundiales y al sucio pacto con el narcotráfico internacional.

Pareciera que esas alianzas con la dictadura cubana siempre resultan ser malignas y dañinas porqué,al final, la Unión Soviética colapsó, a Allende le costó la vida y hay versiones oscuras y terribles sobre lo que le pasó a Chávez en el quirófano de un tétrico hospital en Cuba.

Ahora, cuando el edificio podrido y en ruinas que es la sangrienta dictadura de Cuba está, a su vez, a punto de venirse abajo, no son uno sino dos, los esforzados paladines que intentan salvar la escorada nave del castrismo.

En este nuevo caso, son el Presidente López Obrador, de México y el Presidente Biden, de los Estados Unidos, los que se aprestan, con sus políticas a lo Chamberlain, a intentar salvar a «la cabeza de la serpiente».

Se han suavizado las sanciones, se han aflojado las facilidades de viaje y se multiplican las oportunidades económicas, incluyendo las millonarias remesas, la contratación de médicos «esclavos» y el incremento del turismo de grupos.

Total, que sin exigir, de antemano, nada en cambio, se le tira un gigantesco salvavidas a la envejecida y y carcomida tiranía de La Habana.

Eso y 20,000 visas para apagar la rebelión popular y cambiarla por el éxodo masivo, que ya ocurre por Nicaragua y otros varios países y que se incrementa, ante el temor y el chantaje de un nuevo Mariel.

No importa la brutal represión que en Cuba existe, no importa la flagrante violación diaria de los derechos humanos del pueblo cubano, ni los crímenes de lesa humanidad, ni los muertos y los desaparecidos; ni los más de mil presos políticos que mal subsisten en las ergástulas del castrismo.

¡Qué viva La Pepa!, ¡qué siga el carnaval!

Ya vendrá el día de las grandes reivindicaciones, del triunfo de la libertad, de la creación de una República democrática en Cuba.

De que se haga justicia a los traidores y a los cómplices de adentro.

De que se les pase la cuenta a los que, en la Comunidad Internacional, ya sean individuos, instituciones o países, han conspirado o conspiran en contra de los sagrados intereses de nuestro pueblo.

YA LA PAGARÁN.

DIOS ES GRANDE.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: