El Fogón de la Editora

LA HEREDERA MÁS PEQUEÑA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

¿Se acuerdan de Rosinés, la hija de Chávez con Marisabel? ¿Aquella niñita que le daba por retratarse en las redes con un fajo de billetes de a 100 dólares abanicándose la cara?

Pues la niña vivió un montón de años en Francia junto con su mamá. Ambas disfrutando del dinero que le robó el difunto a todo el país. Ambas como princesas rusas escapadas luego de la caída del zar, es decir, a todo trapo.

Rosinés se gradúa en La Sorbona y, ya crecidita, le pide trabajo a su hermanastro, el colombiano, para seguirle los pasos al hampón de su padre. Pues bien, Maduro le da chamba y la pone al frente del Instituto Nacional de Parques. ¡Rosinés regresó!

Pero lo cierto es que la muchachita, que se supone es la guardaparques de todas las reservas naturales de Venezuela, se estrena con una noticia de esas que pone los pelos de punta.

La NASA, que es una gente seria, reporta que sus satélites de observación ecológicos han detectado más de 11.000 incendios forestales en toda Venezuela, nada más que en el mes de marzo. Justamente cuando la “criatura” tomó posesión del Instituto.

O sea: el país se incinera. Los bosques y parques arden en llamas, los mantos de agua se quedan sin protección forestal y “la niña” juega a ser la novia de los árboles y de los animalitos del bosque.
¡Blancanieves! O, ¡Rojanieves! Vaya usted a saber. Claro, eso nos quieren hacer creer.

Porque la verdad es que Marisabel, con más espuelas que un gallo, fue contactada en Francia por varias corporaciones turísticas de ranquin mundial. Le ha dedicado más de tres años de jaladera a Cilia y a Maduro para que su hija meta las manos en los parques y en los espacios protegidos de nuestro país.
El objetivo inmediato consiste en negociarlos a varias transnacionales europeas de desarrollo turístico, hotelero y multipropiedad. Como hacen con el petróleo, el gas y los minerales. Solo que en esta oportunidad el interés consiste en los atractivos turísticos y las completas y totales facilidades que brinda el régimen de Caracas a las empresas de los más serios y dignos países del mundo libre que deseen meter sus reales en Venezuela.

¿Y adivinan a quién se le ocurrió poner al frente del Parque del Este, del Ávila, de la Zona de los Tepuyes y otros cientos de espacios más como La Orchila, y el rosario de islas paradisiacas que existen en el frente Caribe de Venezuela? ¡Pues claro! ¡A la niña Chávez!

Las hermanas mayores ya coronaron sus respectivos emprendimientos vendiendo AVON y otras “cositas” más. Ahora le toca a la “chiquita” del clan, que también es hija del mismo miserable, ir por “su” parte de lo que le toca del botín. ¡De locura!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba