Internacional

La migración venezolana un drama humano ignorado

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa.us

Existe la preocupación por el paso de venezolanos  por trochas o lanchas, para salir ilegalmente de Venezuela, con tal de huir del régimen de Maduro.

La niñez  viaja sola y  cruza fronteras,  sin que las autoridades registren su entrada, lo que los expone a redes de trata, mendicidad, explotación sexual y trabajo forzoso.

Mujeres muy jóvenes son acosadas, perseguidas, violadas y exterminadas y no pasa nada.

La familia venezolana se desintegra y los hijos y hermanos se riegan por el mundo a vivir vicisitudes.

Entretanto, los países receptores de la región alegan su incapacidad para atender el desproporcionado aumento de la migración de venezolanos. En ese mismo orden vulneran los derechos de los migrantes.

Se habla de un promedio de 8 millones de migrantes venezolanos, lo cual  representan una emergencia humanitaria compleja, que ha desarticulado  familias.

Las historias de violencia están a la orden del día,  en un fenómeno social  que aún es ignorado por los países vecinos y sus autoridades.

En Colombia, por ejemplo hay casi 3 millones de venezolanos, es  la segunda nación con más refugiados y la primera en albergar a más venezolanos.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar abrió un proceso administrativo para la restitución de los derechos de  casi 4 mil niños venezolanos.

En  Aruba hay un estimado de casi 17 mil venezolanos, lo que  representa el 15% de su población y  en Curazao hay 10 mil venezolanos, o sea un 10 % de su población.

Los migrantes no tienen  respaldo, ni protección  de ninguna autoridad, los encarcelan junto con presos comunes, por un tema de migración, lo que obliga a que el mismo migrante, pida ser deportado a Venezuela.

El caso de Trinidad ha sido vergonzoso, por decir lo menos. La xenofobia en Perú ha hecho historia. La selva del Darien es tema aparte y la política de EEUU no ha sido precisamente la más respetuosa del derecho internacional.

Hasta ahora se ha visto el problema de los migrantes de forma  indiferente. Ni siquiera  la intelectualidad, adalid de los derechos humanos se ha manifestado en apoyo a la búsqueda de soluciones. Sin duda, no están midiendo  algo de tanta cuantía y de tantas repercusiones.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba