Venezuela

La mujer que mató a la gallina que le ponía huevos de oro

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa.us

El macabro suceso de Carlos Lanz es una prueba de la lucha fratricida, que se libra en las entrañas del régimen y que no es fácil de echarle tierrita, independientemente del incongruente show, que al mejor estilo de un libreto mal escrito, presentaron a la opinión pública.

El tema de lo pasional de una esposa corrupta, que con dos amantes malandros, aniquila al marido revolucionario, porque discrepaba de su corrupción, no se lo tragan, ni los chavistas más iletrados. Sólo el aparato militar policial podía extraer de su casa al sociólogo, toda vez que él vivía en un complejo castrense de muy dificultoso acceso, para cualquiera y menos precisamente para unos balurdos sicarios de Tocorón con prontuario de lumpen.

Es raro creer que esos malvivientes podían ejercer con tanta inteligencia, de forma tan impecable, con tan refinada pericia y maestría, el secuestro por 2 años, de un veterano secuestrador. ¡Qué ironía! Justo a él que alcanzó en su prontuario, el plagio más largo de la historia de Venezuela, o sea, el del industrial norteamericano Williams Niehous, a quien Lanz y otros izquierdistas desaparecieron por 3 años y 4 meses, lo que además cobró la vida del padre de Jorge Rodríguez y Delcy Rodríguez, y ellos aún no han dicho nada del caso.

En el interior de los altos jerarcas, cunde el pánico y se especula de muchas disidencias de poderosos, que se deslastran entre ellos mismos. Es obligatorio preguntarse a quién beneficia el suceso y resulta que no precisamente es a la mujer, toda vez que la Cumare, tendrá a lo mejor, todas las horrorosas facetas que dice el Fiscal, pero también es verdad que Lanz era su gallina que le ponía huevos de oro, entonces ella iba a quitar del camino al hombre que le garantizaba dinero, prestigio y poder. Eso es como raro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba