Venezuela

La prosa en dolor mayor

Gilberto Mayorca / Venezuela RED Informativa.us

Mis queridísimos hermanos Yolanda, Pablo, Luisa y Flor.

Hoy, la Reina Madre María Luisa vuela alto al infinito misterio de la luz eterna, donde Dios la recibe con el supremo amor que merece, luego de haber cumplido con creces y toda virtud su gran obra en la tierra.

Son ustedes el testimonio honorable de su legado, que honrarán como ella merece, portadores de su sangre y sus tantos ejemplos y enseñanzas, dueños de sus luchas, desvelos y glorias, dignos herederos del amor que tanto exhibió en cada acto con la grandeza que adornaba a su noble personalidad.

En medio del dolor que los agobia, les pido comprensión y aceptación de la naturaleza humana, la Reina Madre solo se nos adelantó en el camino que luego transitaremos para su reencuentro, la Providencia dispuso que es tiempo de su justo descanso.

Su fortaleza sigue construyendo Patria y su canto continua arrullando corazones, porque como dijo Alí: «los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos». Siempre estará entre ustedes guiando sus vidas y alentando sus esperanzas.

Dios y la Virgen acompañan a la Reina Madre a la eternidad del infinito gozo y paz.

Amorosamente,
vuestro hermano Gilberto Mayorca

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba