CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

La resistencia es la única salida

Que la oposición electorera en Venezuela cargue ella solita a sus muertos políticos, sus féretros y sus fantasmas. Ya tiene bastante la Resistencia con tratar de luchar solita en contra del régimen de Caracas. Ya tiene suficiente la Resistencia venezolana con el trabajito de tratar de abrirle los ojos al pedacito de país que todavía cree en las buenas intenciones de Henry Ramos, Capriles, López, Borges, Rosales, Falcón y el resto de aquel zoológico. De aquel circo de pulgas producido, financiado y bien comunicado gracias a los buenos negocios y a la plata contante y sonante que pone la dictadura para que Venezuela se parezca a una democracia.

Está visto: cada quien a lo suyo. La oposición que siempre va de elecciones en elecciones y la inmensa parte del otro país que ya no se chupa el dedo. Dejémonos de zoquetadas: los caminos, finalmente, entre la una y la otra, se perdieron. La Resistencia dejó de entender que la llamada Unidad, no puede ser para complacer las necesidades de un régimen corrupto y corruptor que lo que necesita son tontos de contrapeso para simular lo que hace años Venezuela dejó de ser: una democracia.

La Unidad no es un aceite de ricino. No es un jarabe que sabe maluco. O se construye alrededor de un propósito posible y real de cambios posibles y probables; o de lo que se trata es de un encargo por pago de la dictadura para meter la coba ante un mundo carbón y complaciente por lo que le están haciendo a Venezuela y a los venezolanos.

La Resistencia está en un solo propósito: sacar por las malas a los delincuentes que tienen bajo secuestro domiciliario a los que quedan dentro del país cometiendo un genocidio por hambre y por otros medios.

Por las malas, porque no se puede por la buenas. ¿Para qué seguir con la misma cantaleta?

La Resistencia está montada en la construcción de un gobierno en el exilio. Un gobierno de muchas caras, que no pare de denunciar lo que unos gánsteres empapelados como políticos le están haciendo a todo un país. A millones de venezolanos sin voz ni interlocutores, que unos pocos están tratando rabiosamente de esconder debajo de unas instituciones que hace añales dejaron de funcionar.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba