CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

La vida te da sorpresas

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Los grandes problemas en Venezuela no son, ni remotamente, si Antonio Ledezma decidió o no lanzarse como precandidato presidencial. O si María Corina tiene razón o no en incluir a los venezolanos que estamos afuera, para participar en la escogencia del candidato que enfrentará a Maduro en la farsa electoral de 2024. ¡Que va hermano!

Los brollos de vecindad que le quitan el sueño a la oposición gobiernera en Venezuela, solo le interesan a un grupo muy pequeño de gente adentro y afuera del país.

La vida de verdad-verdad de las mayorías venezolanas, del país de verdad, se lleva a cabo, se desarrolla, a muchísimos años luz de donde piensa la oposición que está la gente que vive en Venezuela.

Los grandes problemas que le tienen doblada la espalda a nuestro pueblo son la inflación, los cortes de luz, de agua, de internet, los salarios insuficientes e incompletos para cubrir las necesidades de una familia. La matraca implacable e imposible de escapar de ella de tanto policía, narco guardia nacional, fiscal de transito y hasta bomberos que te están esperando en cada calle, en cada esquina del país, para quitarte la platica que llevas encima.

Por eso, los grandes problemas del país son justamente los problemas que la oposición venezolana considera son los más pequeños. La Resistencia, que es la Venezuela en protesta permanente, mira en cambio lo que se tiene que mirar. Simple: ¡somos el bojote!

La Resistencia es quien, a través de la protesta de los trabajadores en Venezuela pone en blanco y negro, en acera y en calle, el rotundo fracaso de este régimen de bandidos. A estas alturas Maduro y su combo, luego de 23 años en el poder, NO TIENEN EXCUSAS para explicar la más completa destrucción de la vida normal en Venezuela.

Déjense de vainas: ¡No están arrancando, están de salida! ¡Tarde piaste Maduro, con pajarito y todo!

Veintitrés años de gobierno ininterrumpido son más que suficientes para concluir que ni Chávez, ni Maduro, ni ningún, pero que ninguno de los suyos, han dado en el blanco con una sola de las tantas políticas públicas llevadas a cabo en el país. Muy por el contrario, han atrasado a Venezuela a las sombrías características de población, de salud, de vialidad y de soberanía del oscuro siglo XIX nacional.

En veintitrés años de gobierno ininterrumpido, el régimen no ha logrado aportar ni un solo centímetro cúbico de felicidad, ni de prosperidad, ni de paz alguna a la gran mayoría de los venezolanos. Solo a unos pocos, solo a los pegados al régimen y a sus enchufes en todo este tiempo, la vida les ha sonreído, pero recuerden la letra de la canción “La vida te da sorpresas”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba