CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Ladrón que roba a ladrón

Quien todavía tenga alguna duda de cómo estos rufianes del régimen en Venezuela manejan al país como bandas de la mafia, que solo abra los ojos. No le crean a Pablo Medina, ni al gentío que no descansa en denunciar como estos pillos están destripando a todo un territorio, a toda una nación, y han convertido a todo un estado en un relajo de matones.

Miren el zaperoco que se ha armado entre las bandas de El Aissami y las de los hermanitos Rodríguez, quienes “supuestamente” están cuidando los intereses del colombiano para juntar los reales con que pagar los gastos asociados a las trampas electorales de las “Elecciones Libres” de 2024, según ellos mismos dicen.

Resulta que Maduro y los suyos acusan a los secuaces de El Aissami de haberse cogido el alijo de unos 3 mil millones de dólares en efectivo. O sea, poco menos de una semana correspondiente a los pagos que se llevan a cabo por los buques tanqueros que compran el petróleo de Venezuela en aguas abiertas, que cancelan en billetes, y que estos delincuentes le roban todos los días a la nación. Pero amárrense el cinturón, porque por otro carril venían traficando y depositando en 2 bancos americanos el equivalente a un presupuesto anual en Venezuela por 38 mil millones de dólares.

Entonces resulta que a una de las bandas se “le pega” en los bolsillos un “sencillito” de 3 mil millones de dólares en plata contante y sonante, y otro sencillito de 38 mil millones de dólares. Y lo cantinflesco de este desastre es que de lo que hablan es de un episodio de corrupción.

¡De locos! Esta historia, que en nada se parece a la tradicional “corrupción” de la cual tanto hemos visto y sufrido en nuestro país, no es otra cosa que un nuevo botín rojo-rojito, pero a escala mil millonaria; y los hospitales sin medicinas, un millón de niños desnutridos que abandonaron las aulas y además se niegan a dolarizar los sueldos y salarios de los trabajadores. La verdad es que provoca proponer el decreto del Libertador Simón Bolívar, firmado en la república del Perú, de fusilar a los corruptos.

Este asunto del robo de los 3 mil millones de dólares en efectivo es la expresión pública de otro de los monumentales golpes continuados que realiza el hampa bolivariana que preside el régimen de Caracas, asociados al saqueo de las riquezas de todos los venezolanos. Y esto, mis amigos, lo vienen haciendo desde hace casi 25 años, solo que ahora con mayor descaro y sin importarles a todos ellos lo más mínimo.

¡Porque están solos en el poder! Tienen comprada a la oposición electorera, que se ocupa nada más que de pendejadas. Al régimen le importa un comino que se le vean las costuras de pillos y las mañas con que funcionan. Solo es a través de las redes sociales y del pedazo de la Internet que aún no ha sido secuestrado por Miraflores, que Venezuela se entera de la clase de antro en que estos rufianes han convertido a Venezuela. Porque, al final, este nuevo “suceso” no es más que un enfrentamiento entre bandas criminales, entre cárteles, entre Pablo Escobar Gavidia y “El Mexicano”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba