CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Lágrimas de cocodrilo

Todos conocemos el dicho: “Lo que pasó en Caracas se queda en Caracas”. Que nadie se ponga entonces de bocón: lo que pasa allá solo es entre “panas”. El régimen está terminando de preparar los arreglos florales para el funeral político de la señora María Corina Machado. Con todo y lápida, aunque le robaron su grito de guerra y se lo endosaron como epitafio: “Hasta el final”, colocaron en letras rojas-rojitas sobre la lápida.

De esa manera entre los “panas” de Maduro desde Leocenis, el gochito Ceballos, Ramos Allup y el resto de los muchachos de mandado con que cuenta el NARCO-RÉGIMEN del lado de la mal llamada oposición, «toitícos» van vestidos de luto cerrado, pero esperando alegres que pase la carroza y se repartan la plata para las campañas. Y es ahí cuando todos ellos se frotan los manos y gritan, a cuenta de Lunes de Carnaval: “¡aquí es, aquí es!”.

Para estar a tono con lo de la realización de las elecciones justas y limpias, llegó por FEDEX una enorme corona enviada por el Departamento de Estado de Estados Unidos; la arrastran, más contentos que el carajo, Gerardo Blyde y Roberto Enríquez, de COPEI, para ponerle en su lugar.

Sin embargo, allá muy pocos lloran la “pérdida”. Acá en Miami puede que hasta ocurra uno que otro suicidio. Tanto María Corina como el resto de quienes seguramente tienen buenas intenciones para el país, hace mucho que perdieron el rumbo de Venezuela.

Es que, sin brújula y frente a la descomunal tragedia que vive toda la nación venezolana, cualquier pérdida de esta naturaleza no es más que un fallido ejercicio electoral fraudulento.

Sin hablar, luchar y salir a matarnos por salarios y pensiones en dólares indexados, muy pocos, poquísimos, van a acompañar a alguien en su intento obcecado por creerse que en Venezuela existe algún tipo de “normalidad” como para ir a elecciones en contra de un régimen tramposo.

La gente, el venezolano que vive dentro de la desesperación de cada vez estar más y más jodido, no va a moverse de su zona incómoda ni por la habilitación de los inhabilitados ni por los Derechos Sucesorales de Fernando VII. ¡Déjense de vainas!

Si no se plantea un combate, un enfrentamiento serio y duro en contra del régimen, que haga evidente su falta de control efectivo sobre el país ante sus nuevos amiguitos y sus compinches de siempre. Si no se embochincha a Venezuela, con el argumento completamente serio y necesario de recuperar la calidad de vida del venezolano. Si no salimos como un solo hombre, mujer o abuelo a recuperar lo que queda de país y empujar a estos monos a que suelten el poder, la cosa no va a pasar de un pulgar hacia arriba o una manito de esas que significan “me gusta”, en cualquiera de las redes sociales en donde todo el mundo está metido.

En dos platos. Si quieren que los acompañe la gente, que convoquen a la gente por lo que les mantienen arrechos y con fe en que se puede y debe cambiar en sus vías. Tanto dentro como fuera del país. La luz en los hogares, el agua, la salud pública, trabajos dignos y no de mentiras, reparación de la economía nacional; recuperación de la calidad de vida que le han robado a millones de venezolanos. Por solo poner una pequeña lista de supermercado.

En caso contrario, como ya estamos viendo en este funeral, solo habrá caimanes de un mismo charco despedazándose entre ellos por los trozos de carne que les lanza el régimen corrupto y malvado que funciona en Miraflores.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba