CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Las fuerzas extranjeras

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Todo indica que la única forma de recuperar las libertades secuestradas en nuestra tierra es mediante la salida, pactada internacionalmente, de LAS FUERZAS EXTRANJERAS que ocupan el territorio venezolano. Maduro, Diosdado y sus respectivas pandillas están guapos y apoyados gracias a contingentes de invasión cubanos, rusos, chinos, iraníes y de las guerrillas colombianas; “invitados” por ellos, verdaderos miserables traidores a todo un país.

Y, como nada es de gratis, esta basura dedicada al terror mundial se cobra a través del saqueo de nuestros recursos naturales, la extorsión al pueblo venezolano y con la explotación del trabajo casi que en condiciones de esclavitud, sobre nuestra gente.

Sin hablar tonterías: la única forma de desmantelar a los rojos-rojitos del poder es sacar a todos esos cabrones de Venezuela.

Para poner las cosas en la perspectiva de lo serio. Si el mundo libre realmente está interesado en salvar a Venezuela, que se comprometa y actúe igual a como lo está haciendo Europa Occidental con Ucrania. De la misma manera contundente y activa como están funcionado en el contexto de la confrontación Rusia-Ucrania: ¡a favor de una de las partes, por la calle del medio!

Porque si todos esos mismos países están conscientes de la catástrofe humanitaria que significan las Marchas de la Muerte de nuestra gente a través de la Selva del Darién. Porque si en la década de los 80 el mundo le puso alma y corazón en reordenar el equilibrio de Poder en Centroamérica, obligando a salir tanto a soviéticos como a cubanos de El Salvador, Honduras y Nicaragua, y así desinflaron los temibles escenarios de violencia que existían en esos países.

En vez de tanta ridiculez en aquello de apoyar a un parásito como Juan Guaidó y a su banda; ¿por qué no se montan en exigir la salida de las fuerzas de ocupación que tanto daño le está haciendo al pueblo venezolano a través del régimen corrupto de Miraflores?

Yo, Pablo Medina, junto con una importante plantilla de expertos venezolanos regados por todo el exilio que me acompañan en esta propuesta, nos ofrecemos como negociadores. Vamos al mismísimo infierno, si es necesario, para recuperar de verdad-verdad las libertades y la auténtica democracia en nuestro país.

Porque, si algo parecido a lo que estoy planteando no está incluido en alguna de las jugadas políticas sobre las cuales se está discutiendo al país, solo estamos asistiendo a un pobre arreglo de convivencia entre una parte muy chiquita de Venezuela y aquella que la tiene robada. ¡Y eso no significa nada!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba