CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Los buitres de siempre

Lo cierto es que María Corina aún no pasa al estado de habilitada electoral para las presidenciales 2024 en Venezuela, cuando ya el grupo de los eternos zamuros de la oposición tarifada por el régimen le empieza a dar vueltas.

Eduardo Fernández, un lúcido operador del chavismo desde tiempos inmemoriales, recibe antena por la enchufada Globovisión y pide con su “vocecita-caldera” pasar la página de lo que pudo haber significado y no significa ya María Corina Machado. El realismo político de los caimanes: ¡A reina muerta, rey puesto, chamo!

Y como zorro sin pelos, propone un individuo con credenciales populares y estirpe democrática escogido entre los muy “robustos” partidos políticos y quienes dicen que aún son “notables” en Venezuela. Los cuales también, seguramente, tendrá bajo régimen de alquiler el régimen.

Sin dudas está pensando en él mismo, o así los cubanos le habrán mandado y le habrán pagado para que diga. A calzón quitao: lo que sea con tal de empastelar aún más los contrapesos electorales que necesita el régimen para cumplir con su promesa al Departamento de Estado de realizar “elecciones libres y justas” para la reelección de Maduro o de cualquiera de sus rufianes. Total, ¿por qué esperar? ¡El vivo al hoyo y el muerto al bollo!

Hablamos de una patada increíble de dólares de premios, publicidad, viáticos y untadas que el régimen está dispuesto a dar, sucios y limpios, a quienes le hagan el quite del maquillaje al disfraz de democracia que controla el capo don Elvis Amoroso en el CNE. Además, propiciar un conflicto entre los cuatro gatos que están en la salida electoral, a los cuales se le facilitará una gran resonancia a través de su medios, influencers e idiotas espontáneos, es buenísimo para la “armonía” y el entretenimiento doméstico y barniz exterior de la dictadura en Venezuela.

Y para que no quede ninguna duda de lo “bien arreglado” que ya tienen el funeral electoral de María Corina, al otro lado del mundo conocido, desde el Zulia, se pronuncia el muy independiente Giancarlo Di Martino, exacalde de Maracaibo y excónsul del régimen en alguna linda ciudad de Italia.

El hombre que debe representar a la oposición venezolana, según Di Martino, no debe ser otro que Manuel Rosales. Él sabe de eso. Ya se cogió todos los millones del mundo que le pagaron para hacer el tonto frente a Chávez, decir que perdió ante las máquinas y mirar para sus bolsillos cuando algunos le pedimos cuentas de su fracaso.

Rosales, milagrosamente gobernador electo por la voluntad popular del estado zulia y por la bendición de las máquinas Smarmatic, no parece estar molesto por terminar de sacar a la señora Machado de la jugada. Según él, ese sería el “hasta el final” de María Corina y de los Mariocorinos.

De todas maneras esta radionovela de muy mala muerte está en pleno desarrollo. Con muy baja audiencia; pero es lo que ponen en programación los laboratorios de contrainteligencia cubana para meterle picante al país. La mejor manera, ya lo sabemos, para intentar que la gente no piense en las exigencias de la dolarización e indexación de los sueldos y pensiones de los trabajadores y jubilados en Venezuela. La inmediata solución del problema eléctrico y sus apagones por todos lados; que en los meses de verano rudo que se avecinan el régimen tendrá que recurrir a echarle la culpa a la “vieja”, o al “cachicamo”, ya que “el niño” y “la niña” están demasiado gastados para seguir diciendo embustes.

Por eso Venezuela: ¡no te sigas dejando joder!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba