La Columna de Pablo Medina

Los debemos extirpar

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Ni ocho millones de venezolanos, ni yo, Pablo Medina, que estamos dando vueltas y vueltas a los graves problemas de Venezuela. No tenemos que estar allá para conocer, para saber y para sentir en la piel las enormes dificultades por las cuales atraviesa nuestro pueblo en Venezuela.

No le tienen que quitar la luz seis veces al día a la casa de mi madre en El Tocuyo, para que yo, junto con ocho millones de venezolanos más regados por el mundo, suframos en carne propia de la enferma destrucción de la que ha sido objeto nuestro país por estos gángsters de la política.

Tengo el teléfono a explotar de videos que publicitan o muestran o invitan a invertir en minería de criptomonedas, en las más lujosas instalaciones montadas por el régimen y sus enchufados en todo el país. Cuanta electricidad consumen. Quienes están detrás de todo esto y cómo es que se desarrolla este negocio de la revolución. Y, por cierto, medio país y buena parte del mundo también los conoce y lo saben. Que se hagan los pendejos, es otra cosa.

Así que aquí el problema no es Pablo Medina y sus denuncias, no es Pablo Medina y su esfuerzo en agitar al país por esta nueva mamadera de gallo, que, de paso, es criminal. La desgracia para Venezuela son los cientos de políticos que dentro de nuestro país, y alrededor del mundo, le juegan el juego al régimen con su silencio. Con su complicidad. Con su conchupancia.

La desgracia de la Venezuela sin electricidad, el cinismo por la explotación de la minería en criptomonedas controlada por la dictadura y sus enchufados es la maldición del siglo XXI, que DEBEMOS EXTIRPAR. ¡No dejemos que Venezuela se apague!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: