Opinión

Maduro usurpará el poder más tiempo que Chávez

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa.us


Profeta del desastre, ave de mal agüero o realista, nunca importa el calificativo más que el diagnóstico de la verdad.

«Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza».

Solo citaré a El Libertador para llegar a una conclusión diagnóstica, por saber que la gente prefiere la mentira vestida que la verdad desnuda.

El discurso ante el Congreso de Angostura fue prolijo en verdades proféticas, pero solo citaré un párrafo de ellas.

«…La esclavitud es la hija de las tinieblas; un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos a todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad; la traición por el patriotismo; la venganza por la justicia… Un pueblo pervertido si alcanza su libertad, muy pronto vuelve a perderla; porque en vano se esforzarán en mostrarle que la felicidad consiste en la práctica de la virtud».

En su mensaje a la Convención de Ocaña dijo: «Considerad, que la corrupción de los pueblos nace de la indulgencia de los tribunales y de la impunidad de los delitos. Mirad que sin fuerza no hay virtud; y sin virtud perece la República…».

El 17 de diciembre de 1819, última vez que estaría en Guayana, dijo: «me he convencido más y más que ni la libertad, ni las leyes, ni la mejor instrucción nos puede hacer gente decente… menos aún republicanos o patriotas verdaderos. En nuestras venas no corre sangre sino maldad mezclada con terror y miedo».

Todo ha sido bien conocido por los gobiernos de EEUU, por lo que El Libertador en su última estadía en Guayaquil, el 5 de agosto de 1829, escribió una profética carta al coronel Patricio Campbell en la que dijo:

«Los EE.UU. parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad».

Los gobiernos de EE.UU. siempre destruyeron las posibilidades de América Latina con su doctrina Monroe, instalando dictadores o derrocando a quienes no seguían sus instrucciones.

Destruyeron a El Libertador, luego tumbaron a Medina, a Gallegos y a Pérez Jiménez, entre otras tantas obscenas y temerarias injerencias.

A unos meses de su muerte, Bolívar escribe al Gral. Flores en Guayaquil, entre otras tantas verdades: «V. sabe que yo he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos. 1°. La América es ingobernable para nosotros. 2°. El que sirve una revolución ara en el mar. 3°. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4°. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tirañuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. 5°. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6°. Si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, este sería el último período de la América.

Los Castro no se quedaron detrás de los EE.UU. y cual hiena al acecho se aprovecharon de todo lo citado para apoderarse de Venezuela y hoy se comparten el botín con sus protectores como Rusia, China, etc., para que les permitan mantener el control de la presa.

Así, el mayor riesgo para Venezuela lo constituye: que los militares permitan que Maduro siga en el poder. Tal peligro no es por su precaria instrucción, sino por su inmensa cobardía y terror por perder el poder, por lo que está dispuesto a entregar el territorio y lo que sea que le exijan.

También en Ocaña dijo El Libertador: «los soldados, que son los más crueles, como los más tremendos cuando se hacen demagogos». Todo lo dicho nos ocurre, luego, no tendremos más destino que el oprobio del despojo y la esclavitud.

Todo lo demás es retórica, más mentiras, más manejos dolosos y más barbarie, pues a decir de Joseph de Maistre «todo pueblo tiene el gobierno que se merece».

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba