Venezuela

Maestros venezolanos tomaron Inspectoría del Trabajo cercana al Ministerio de Educación para exigir mejores sueldos en su día

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa.us

Apostándose frente a la Inspectoría del Trabajo, en las cercanías del Ministerio de Educación, el magisterio venezolano conmemoró el día del maestro, a pesar de la fuerte presencia policial y los colectivos salvajes. Los maestros protestaron por los sueldos de hambre a los cuales son sometidos por la cruel e inhumana gestión de Yelitze Santaella como ministra. Miles de docentes clamaron una remuneración digna; la cual, en opinión de la dirigencia sindical, debería alcanzar los US$ 600.

Los voceros denunciaron que el sector tiene el contrato colectivo vencido desde 2020 y que los profesores del país se encuentran hoy en situación de sobrevivencia, en condiciones laborales inhumanas.

Gricelda Sánchez, líder sindical nacional del magisterio y presidenta de la asociación civil para la Formación de Dirigentes Sindicales (Fordisi), afirmó que el mayor deseo de los docentes es la firma de un nuevo contrato colectivo que signifique la recuperación de su salario y una mejora en la calidad de vida, calificando de injusto cómo Maduro despilfarra millardos de dólares en «puro show» y no los invierte en educación de calidad para los jóvenes, con maestros bien pagados.

“No puede llamarse revolucionario un Gobierno que se ha encargado de destruir el sistema educativo venezolano, por eso hoy en nuestro día, los maestros nos lanzamos a la calle en una jornada nacional de protesta con profesores descontentos”, precisó.

Sánchez afirmó que los culpables de la tortura a los maestros son principalmente Nicolás Maduro y Yelitze Santaella, aplicando sus políticas de hambre contra el ciudadano. Al sector magisterial le violan no solo el derecho al trabajo, sino a una vida digna: «Hoy levantamos la voz de protesta a nombre de todo docente activo o jubilado, incluyendo el personal administrativo y obrero, quienes también son humillados con remuneraciones pírricas y aun así siguen laborando en pro de la educación venezolana».

La líder sindical expresó su acuerdo con la toma del Ministerio de Educación este 15 de enero, clamando por la no aplicación de políticas de hambre y la exigencia de firmar un contrato colectivo digno para el sector, asimismo la libertad de los profesores Roberth Franco y Javier Tarazona, los cuales tienen más de 3 años injustamente presos por defender los derechos humanos.

“En Venezuela hay recursos y pedimos cumplimento al artículo 311 de la Constitución, por eso hacemos un llamado a esa Asamblea Nacional que está de espaldas a los trabajadores para que tengan sensatez e incluya en el presupuesto nacional 2024 un alza de sueldos a los profesores de al menos US$ 600, ya que en el país hoy los empleados públicos no tenemos salario”, indicó.

Docentes en las regiones también tomaron las calles en su día

Por su parte Víctor Venegas, presidente de la Federación Nacional de Sindicatos y Colegios de los Trabajadores de la Educación de Venezuela (FENATEV) seccional Barinas, relató cómo el estado se desbordó con maestros en su día protestando por sueldos dignos, acompañados de los padres y representantes unidos en una demanda social, para denunciar la grave precariedad social sufrida por los educadores en el país. “Un maestro en esas condiciones inhumanas de vida jamás será eficiente en un aula de clase, para elevar la calidad del sistema educativo el trabajador de este sector debe devengar un sueldo justo. Hoy en nuestro día, por culpa de Maduro y Santaella, no tenemos nada que celebrar”.

Yanet Cazorla, directiva nacional del Colegio de Licenciados de Educación de Venezuela, emplazó a Nicolás Maduro a que garantice un contrato colectivo justo para todos los empleados públicos, incluyendo un salario justo que permita vivir con dignidad.

“Haciendo hincapié en los trabajadores de la educación, los cuales somos pilares para darle estudios de calidad a nuestra juventud, más de 4 años de protestas de calle del magisterio han sido ignoradas por el estado patrono, sometiéndonos a humillaciones inimaginables, que coloca a los educadores en una situación inhumana de vida, violando flagrantemente nuestra carta magna», aseguró el dirigente gremial.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba