CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Manos fuera de Venezuela

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

¡Un buen pedazo de la América del Sur nos debe! Un tolete inmenso del mundo nos debe. A Venezuela le llegó la hora de salir a cobrar. Ya llegó el momento que la Señora Venezuela recoja lo mucho, lo muchísimo que ha dado, de gratis y con los brazos bien abiertos a cientos de miles de hombres y mujeres de todo el mundo.

A individuos y naciones enteras hambreadas, perseguidas y golpeadas por las dictaduras, la extinción, por la pobreza, por la falta de libertad y por la miseria, que el país históricamente ha cobijado.

¡Un poco de memoria, por favor! Pido un poco de vergüenza ajena para muchos gobernantes, para muchos países y para muchos gobiernos de América y del Mundo que han recibido la bondad de la Señora Venezuela a lo largo de muchos años, sin que ella haya pedido nada a cambio.

Hace más de 200 años calzando solo alpargatas, cientos de hombres y mujeres nuestros cruzaron Los Andes, atravesaron ríos infestados de bichos y no descansaron hasta que acabaron con la tiranía de la España Imperial, por la sola pasión de la libertad.

Durante la pesadilla de la Segunda Guerra Mundial, la industria petrolera nacional, mientras México reculaba, Venezuela se convirtió en el proveedor más seguro, constante y confiable de hidrocarburos para la maquinaria de guerra de los Aliados. Si Estados Unidos se transformó en el Arsenal de la Democracia, Venezuela se volvió el surtidor de energía para todo el Mundo Libre. Enfrentamos tanto a la maquinaria del Imperio del Japón, como al horror del nazismo en Europa, Rusia y Oriente Medio con nuestros cargamentos ininterrumpidos de crudo.

En todos los frentes de guerra, a todo riesgo, garantizamos como país, como industria, como trabajadores comprometidos, la energía que produjo la Victoria Aliada.

Es por eso que, sin vergüenza alguna ahora, la Señora Venezuela puede exigir al mundo libre, al mundo decente, al mundo que vale la pena, que nos apoyen en la extracción de la influencia, el control y la sumisión a la cual nos tiene sometidos la basura iraní, la criminal Rusia y la China imperial; ellos, que le dan soporte al régimen que oprime a millones de venezolanos.

Venezuela se ha ganado a pulso el derecho de que el mundo que vale la pena nos apoye en un MANOS FUERA DE VENEZUELA, como forma de avanzar en la salida de esta pesadilla del siglo XXI.

La Señora Venezuela se ha ganado su derecho a ser libre. A la señora Venezuela le toca en este momento pasar cuentas. Nuestro país, por décadas y décadas, ha dado y dado; ahora tiene la necesidad de salir a cobrar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba