La Columna de Pablo Medina

Marco Rubio

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Mientras el senador MARCO RUBIO exige que se enciendan las alertas de la INTERPOL en los aeropuertos del mundo, con el objeto de ponerle los ganchos a Maduro, el Departamento de Estado sobre ese “detallito” no dice ni pío.

Sin dudas, un tremendo gesto de coherencia y buena voluntad por parte del senador RUBIO hacia la causa real de la recuperación de las libertades en Venezuela. ¡Mil gracias!

Eso de aprovechar la salidita de la comitiva dictatorial venezolana para recordarle al mundo la condición de delincuentes solicitados por la justicia norteamericana, vale lo que pesa en oro.

Ello resulta de más valor y decencia que las protestas que hizo la Administración Biden/Harris como consecuencia de la carajeada propinada a Juan Guaidó y a una parte de su banda, que fue puesta en escena en un botiquín de Cojedes.

Al final, todos los venezolanos sabemos que la mechoneada en cuestión fue arreglada entre la oposición y el régimen para tratar de recuperar el cariño hacia el otro “perpetuo”.

Porque ellos, dictadura y oposición, se cuidan los unos a los otros. Se necesitan. Son la misma moneda devaluada; cada una con su “propia” cara. Y ambas pandillas siguen creyendo en cuentos de muertos que cargan urnas y de mártires de mentira que producen devotos automáticos.

Lo triste es la pobrísima actuación del actual gobierno norteamericano, que insiste en jugar este juego a dos bandas y apostar a los mismos pillos que significan muy poco para el pueblo venezolano.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: