CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

María Corina en su laberinto

Cuando MCM admite que ella estuvo vinculada a la reciente negociación de Alex Saad por un grupo de presos que incluye a norteamericanos de lo cual no hay mayor información, entonces la conclusión es terminante: la habilitación es un hecho.

Así pues que Gerardo Blyde y sus amigos del régimen arreglaron la charada de leguleyos que tienen montada con la señora Machado para limpiar el mugre que dejó regado el Departamento de Estado de Estados Unidos con sus más recientes decisiones.

Con la nueva entrega de otro connotado delincuente internacional como lo es Alex Saab, nadie pone en duda que la América del presidente Joe Biden es un verdadero ejemplo para las democracias del mundo.

Entre tanto, aquí y ahora, en Estados Unidos, hasta los más indiferentes se preguntan cómo han terminado en Venezuela los narcosobrinos de Cilia y Maduro así como Alex Saab; todos ellos peligrosísimos personajes del régimen de Caracas presos en cárceles norteamericanas y devueltos con honores a Caracas.

Seguramente la administración Federal de Mr. Biden piensa que con un TPS para los venezolanos, un bojote de campos de concentración para detener a nuestra gente regada por Centroamérica y la celebración del Día de la Venezolanidad, con todo y almuerzo en la Casa Blanca, es más que suficiente para controlar la siniestra amenaza que significan el régimen bolivariano y sus socios para el Hemisferio Occidental.

Lo cierto es que los funcionarios del Departamento de Estado de este país son muy inteligentes y muy espabilaos. Debemos confiar en su buen juicio. Como siempre nos recuerdan sus voceros: todo lo que hacen y han hecho por Venezuela en estos tres últimos años es solo y nada más que por nuestro bien. No lo debemos olvidar. ¿No les parece?

Entretanto, la rehabilitación de María Corina es cosa segura. Con tropiezos y zancadillas, para que se entretengan los pendejos que aún creen en el cuento de los votos o en el del gallo pelón, mientras el país continúa con hambre, sin electricidad, salarios en bolívares y todo en dólares. Recordemos que a principios de 2023, el 9 de enero y luego el 23, Venezuela fue conmovida por inmensas manifestaciones exigiendo aumento salarial, e inmediatamente esa lucha fue desviada hacia las primarias para mantener en el poder al régimen.

Pero está visto: el país sabe que ese no es el camino, ni tampoco eso pone los caballos de la salida a la libertad delante de la carreta Venezuela. Porque nuestro país no recupera su dignidad pisoteada, ni su futuro con más mentiras, elecciones falseadas y “cantos de ballenas”, como decía el sabio del Zulia.

La “receta” es otra… ¿No les parece?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba