El Fogón de la Editora

MI PAÍS, TU PAÍS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Nos estamos preocupando más por el estado de salud de un cantante o por la feliz recuperación de una actriz que se acaba de hacer una reconstrucción facial, que de aquellos millones de venezolanos que están dando vueltas y más vueltas por esos mundos de Dios.

Mientras la vida empieza a recuperar mucha de su normalidad total, de antes de la peste china, seguimos pegados a la cuarentena humana de la reclusión, las máscaras, los tapa ojos y las orejeras. Encapsulados en un intento ciego de no importarnos el destino de nuestros hermanos, a menos que sean de nuestras propias familias, le estamos dando la espalda a la solidaridad como valor natural, con el que nacemos todos nosotros, los venezolanos.

Nos estamos tratando de esconder de los temas que más nos angustian. Los que estamos afuera de nuestro país, por ejemplo, llevamos “pela” por los precios de la gasolina, el desastre del mundo patas arriba que ha producido la administración Biden/Harris, la caída del empleo, el aumento de la xenofobia, de los precios y del compromiso con aquellos que quedaron atrás.

Estamos tan, pero tan metidos en nuestros propios bosques de incertidumbres, restricciones y asuntos particulares por resolver, que estamos dejando de ver las angustias de nuestro pueblo, su gente y la vida que les toca llevar, estén donde estén.

Veintitantos años después de haber descendido al infierno del chavismo, no podemos dejarnos convertir en el mismo material del cual están compuestos los rufianes del régimen de Caracas y sus secuaces. ¡Porque somos mejores! ¡Porque pertenecemos a una raza especial, a prueba del mal humor, el egoísmo y la falta de empatía y solidaridad humana!

Venezuela: juntos debemos hacer un esfuerzo como pueblo. Separados por los mares, los océanos, las cordilleras y los continentes, seguimos siendo los mismos de siempre. El ADN de libertadores sigue ahí, no se ha perdido ni un poquito en todos estos años.

Venezuela: no nos arriesguemos a convertirnos en la basura, en los traidores malvados que siempre han sido todos los pillos que saquean y destruyen a nuestra tierra.

Venezuela: ¡tú eres mejor!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: