El Fogón de la Editora

NARCOCORRIDOS

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

En una remota alcabala cerca de la frontera entre el Táchira venezolano y el Norte de Santander colombiano, dos individuos vestidos como para el carnaval de Barranquilla, entran a Venezuela abordo de una camioneta blanca último modelo con placas diplomáticas.

Son detenidos, contra todo pronóstico por la Guardia Nacional del Pueblo. Bajan del carro. El capitán del puesto los abraza cordialmente, mientras otro guardia hace de camarógrafo con su teléfono celular de alta gama.

De pronto la escena se llena de guardias nacionales. Hombres y mujeres vestidos con botas, uniformes y chalequitos nuevos comienzan a requisar el vehículo. Pero como Pedro por su casa. Sin pararle un centímetro a las placas del carro que lo acredita como diplomático.

O sea: una extensión móvil de la inviolabilidad de un país en suelo extranjero. Digo, según la Convención de Viena, remedando a Edmundo González.

Así, ante el entusiasmo estúpido de quienes están grabando, aparece una maleta tamaño de las que usan las suegras hasta el copete de panelas precintadas con supuesta droga.

Toda esa rutina, imposible de ser mejorada por cualquiera de las películas de Chaplin en sus persecuciones con la policía, debe suponerse que fue producto de un golpe del azar. Da que pensar.

O se trata de un regalo con delivery mal organizado de Gustavo Petro a su paisano Nicolás Maduro, o estamos en otro de esos extraños montajes de “Dimensión Desconocida”, escrito y ordenado por la contrainteligencia cubana radicada en Venezuela.

Distractor o no, un bojote de mamarrachos y mamarrachas de uniformes verdes oliva, detienen, requisan y consiguen en un carro con placas diplomáticas un alijo surtido de marihuana y cocaína. Todos los participantes del evento, vestidos para la ocasión y más puestos que un zapato, inmediatamente protagonizan un video que se hace más rápido que inmediatamente viral.

¿Qué tal? ¡Seguiremos informando!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad de la escritora

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba