CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Ni para jugar chapitas

Pero claro que comparto con todos mis hermanos trabajadores y pensionados de Venezuela el engaño en las cuentas que tienen que ver con el primer pago de las utilidades correspondientes al año 2023. Por supuesto que estoy claro. Porque ese mismo 25% que acaban de pagar resulta ser, en salario de verdad, aire caliente y moneda devaluada que no sirven ni para jugar chapitas

En Venezuela no hay brujería monetaria. En Venezuela el régimen lo que hace es pagar los mismos sueldos, de un año para otro, solo que mientras más se mueve el tipo de cambio, al trabajador venezolano le dan más dinero, pero dinero que cada vez tiene menos valor. La cantidad de plata que recibe el pensionado y el trabajador público aumenta, pero todos los precios de todas las cosas hace rato que también subieron desproporcionadamente. Y en ese pisi-corre, Venezuela cada vez está más flaca, más desnutrida, con más niños trabajando en las calles para ayudar en sus casas o cogiendo el camino del Darién.

Allá no hay ninguna brujería monetaria. Allá lo que pretende hacer el NARCO-RÉGIMEN es un ejercicio chimbo de producir una falsa sensación de prosperidad con dinero del juego del monopolio, plata de mentira. Aunque esa supuesta prosperidad no la aguanta el escrutinio del bolsillo nacional. Cuando la gente sale a comprar lo que sea con lo que acaba de recibir, ni con el 75% restante que aún le tienen que pagar, no se lleva a su casa ni la mitad de lo que necesita.

El venezolano es el trabajador peor pagado del hemisferio occidental. El trabajo venezolano es aún peor pagado que el mísero salario de hambre que recibe el trabajador en Haití. Somos mano de obra con ingresos que ni siquiera resuelve la subsistencia del trabajador.

A los esclavos se les atendía, se les vestía, se les daba de comer y su dueño se ocupaba de que tuvieran buena salud. Estos criminales del régimen tienen al venezolano hincado, sometido, humillado a salarios y pensiones de chiste. Y dejémonos de pistoladas: los privados siguen de cerca el “ejemplo” que el régimen da.

Y que mientras la Venezuela que no está enchufada, la Venezuela que trabaja prácticamente por nada, en plena campaña de unos fulanos que dicen buscar un país mejor, ¿NO DIGAN ABSOLUTAMENTE nada del genocidio continuado de naturaleza salarial que padece el trabajador y el pensionado en nuestro país? ¡Carajo no se puede ser tan evidente, chico!

Como político que he sido toda mi vida, puedo hasta entender las tremendas limitaciones que la parranda de candidatos a las primarias de la oposición tiene en este simulacro de ejercicio democrático “Hecho en Revolución”. Pero esta gente también tiene que hacer algún tirito en contra de tanta maldad y sinvergüenzura del régimen, que tiene reventada a nuestra gente. Les sale, aunque sea para hacer el paro.

Es por eso que, definitivamente, los venezolanos, las enormes mayorías del país tanto de dentro como de fuera no pueden conectarse con los discursos de un grupo de hombres y mujeres que parecen cada vez más recién llegados del planeta Marte.

Por eso: ¡Dios, Venezuela Libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba