La Columna de Pablo Medina

No hay derecho

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Sin electricidad tampoco llega el agua. Veinte y tantos años de saqueo también han destruido los sistemas de distribución del agua en todo el país. ¡Donde esta gente pone la mano, lo acaban!, lo destruyen.

La misma cuenta, que no es cuento: con casi ocho millones de venezolanos menos en el país, y Venezuela está más sedienta que nunca.

Veinte y tantos años de marchas, elecciones fraudulentas convenidas y arregladas entre las partes, millones de frases huecas gritadas encima de cientos de tarimas, y dentro de las tuberías de Venezuela corre muchísima menos agua que la que había hace 30 años.

Los atilas del siglo XXI: ¡por donde pasan no vuelve a brotar ni el agua! Malvados y miserables, traidores a todo un pueblo, al cual solo tratan de engañar con sus embustes de seudo-revolución, que repiten todo el tiempo.

En plena era bolivariana de feroz genocidio eléctrico, son tan sinvergüenzas, cínicos e hipócritas que sacrifican a la gente, a las grandes mayorías del país, por sus feos negocios.

El sistema Uribante-Caparo, por ejemplo, que apenas está enviando 385 mw de la electricidad que necesitan los estados Mérida, Táchira y Trujillo, lo que representa escasamente el 26% de su actual demanda, se compara con los 160 mw que chupa la empresa dedicada a la minería de criptomonedas Coin Coin, con sede en el estado Aragua. ¡NO HAY DERECHO, vale!

Para los enchufados, sus testaferros, los militares corruptos y los políticos de la oposición alquilados, todo aquello que puedan extraer, robar, llevar o predar a Venezuela, tiene vía libre y permiso de estado.

Los demás, el resto del enorme país que está pasando las de Caín, para todos ellos, ¡el país que se joda! ¡No permitamos que apaguen a Venezuela!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: