Opinión

No podéis ser JUEZ o POLÍTICO

William Jiménez Gaviria / Venezuela RED Informativa.us

Señor Magistrado: Luis Reyes Ramos. No podéis ser JUEZ o POLÍTICO a la vez porque estarías alimentando una impunidad estructural, aunque en la cotidianidad de nuestra #Venezuela, algunos «administradores de Justicia» se esconden detrás de una máscara institucional, para convertirse en discretos operadores políticos.

Con la cortesía del respetable escritor PERFECTO ANDRÉS IBÁÑEZ, en su artículo «La neutralidad ideológica del juez», considero destacable la mención del abogado y jurista Norberto Bobbio quien escribía en 1971: «El apoliticismo, como por lo demás la imparcialidad, es una actitud ética, en el más amplio sentido, sobre la que es fácil incurrir en la automistificación o la falsa conciencia (que no significa sic et simpliciter mala fe): hay una acepción de ‘apolítico’ en la que ser apolíticos no quiere decir estar fuera o por encima de la política, sino aceptar los valores políticos dominantes».

Los magistrados no pueden presumir concursos de popularidad, atacando o congraciándose con alguien en particular, en consecuencia los jueces deben ser independientes, imparciales propio de la condición de separación de poderes, con intrínseca elevada solvencia moral, aún más como operadores de justicia, servidores públicos del interés general, lo que implica que su conducta ética os obliga a enaltecer valores y principios durante vuestro desempeño público frente a la sociedad, concienzando la distinción de tan honorífica asignación para impartir Justicia. Es una actividad exigente que debe demostrar esencialmente un trato respetuoso ante los ciudadanos, los mismos que eligieron la institución política que los designó a Uds. como magistrados.

Señores lectores sin que nadie se sorprenda, ni siquiera pretendo compartir una primicia, pero sí me llamó la atención la reacción pública del «Pretor» venezolano -antigua nomenclatura de la Roma republicana- Luis Ramos Reyes, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, el cual fue designado por 12 años, bajo juramento ante la «Asamblea Nacional» el 21 de julio de 2017, quien de manera abierta, y con manifiesta alevosía enfiló sus dardos contra la ciudadana Venezolana Maryurie Medina, miembro en su carácter de «Coordinador regional del Movimiento Ciudadano 21 de Noviembre» (MC-21N), a la vez usuaria de la cuenta en Twitter @mv_negra2, atreviéndose de manera infundada a exponer la siguiente afirmación:

«Estás son las cuentas del régimen y G-2 CUBANO. Imbéciles quienes le secundan sus mensajes».

Cabe hacerse la ineluctable pregunta: estará actuando con la actitud propia o idónea de un MAGISTRADO, quien debe evitar inmiscuirse en la arena política? O será que se despojó de su investidura como Juez para representar los intereses del desgastado y desacreditado INTERINATO? Me surge la «duda cartesiana», porque la aptitud profesional de un insigne letrado, es evitar a toda costa ser arrastrado por las emociones o dominado por la lógica impura de la conveniencia, no necesariamente los títulos configuran la garantía de un excelente comportamiento personal, las columnas que nos sostienen moralmente como seres humanos, son los principios y valores que poseemos como ciudadanos. Nuestro vocabulario en estrecho maridaje con la escritura, define lo que habita en el interior de nuestro ser.

Y culmino con la subsiguiente cita referencial, de nuestra «Ley Sagrada»:

«Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca». (Apocalipsis 3: 15-16)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba