CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Nos están exterminando

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Ya sabemos que las tragedias naturales en Venezuela dan para las fotos. Por eso es por lo que Maduro se retrata en medio del caos de lo que queda de Las Tejerías.

Las Tejería enseña nuevamente cómo nuestro país se continúa desmoronando en mil pedazos, mientras que los políticos de la oposición solo piensan en primarias y en hacerle al régimen el juego electoral de 2024.

La nación completa pasa la mitad de sus días, todos los días, sin electricidad y ninguno de ellos parece haberse dado por enterado. La dictadura le da por decretar la navidad adelantada, prende arbolitos y lucecitas en varias plazas, continúa descaradamente tragándose buena parte de la electricidad, haciendo minería en criptomonedas, y continúan sin decir ni pío.

El país se raja por sus cuatro costados, se descose como un paltó viejo y pasado de moda y eso tampoco parece interesarle a ningún precandidato del certamen de las primarias.

El mantenimiento y la limpieza de las cañadas forman parte de la historia patria, desde hace tiempo en todos los pueblos y ciudades de Venezuela. Ha pasado muchísimo tiempo desde que algún nivel de gobierno en Venezuela tuvo la previsión de hacer contención sobre los terrenos frágiles y los rancheríos desordenados que se desarrollaron como barrios sobre ellos, para evitar calamidades como las de Las Tejerías.

Y entonces ahora, cuando truena, sale el capo Maduro a ofrecer casa en tierras aptas, embaulamiento de las aguas, así como calles con tuberías que llevan años tapadas de mugre.

Nada más que cuando truena es que estos asesinos simulan pedirle a Santa Bárbara que les asista. Años de decidía, abandono y olvido han convertido a toda Venezuela en una enorme Parapara de Ortiz, en otras «Casas muertas». Lo poco que queda en pie en el país está pegado al suelo con saliva de loro. Venezuela ya no aguanta sin venirse abajo, uno de esos aguaceros nuestros de varios días; como tampoco más promesas de ficheras, de todos estos políticos que nos gastamos.

Es que el país completo es Las Tejerías. La vialidad es Las Tejerías. Las escuelas, los hospitales, las universidades, el suministro de agua, de luz e internet son Las Tejerías.

No le echemos la culpa a la Madre Naturaleza por la muerte de tantos venezolanos en Venezuela. La culpa es de quien se las pone fácil a los desastres, cuando lo que debe es gobernar, hacer, reparar, evitar. La culpa es del colombiano de Miraflores, junto con todos sus ladrones, por tener a nuestro país en la más completa ruina. ¡Ellos son quienes realmente NOS ESTÁN EXTERMINANDO! ; Y la Resistencia tiene el deber de organizar a los dolientes de esta tierra de Dios, y ¡echarle bolas!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba