CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Ojalá y lo encontremos

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Hay que ver: que todo lo que tocan los empleados del ministerio del poder popular para la oposición en Venezuela, mejor dicho, la Plataforma Unitaria, lo convierten en un rotundo fracaso para el propósito de liberar a nuestro país.

Con solo pensar lo que pudo haberse logrado con el control de la empresa Monómeros en Colombia, por ejemplo, para usarla como un bolsillo sucio donde solo robaron unos pocos, da arrechera.

Ahora el próximo desastre de esta gente será en la OEA. Por poco los excluyen como representantes del interino Guaidó en esa organización. Gustavo Tarre estuvo a punto de que lo sacaran de la OEA. En política también se pierde por forfait, no hay clemencia para la vagancia y para la falta de empeño en los propósitos.

Un grupo muy nutrido de países cuadrados con el régimen ya no le para al escapulario de Juan Guiado, a la última trampa electoral de Maduro en el año 2017 y a la ilegitimidad de su gobierno. Se evaporó la euforia del “Cese a la usurpación” y las alianzas construidas en el pasado reciente para mantener la presión sobre la dictadura enmascarada que funciona en Caracas.

Otro espacio perdido, otra carrera a favor del régimen. Otra pieza vuelta a colocar en la foto del escandaloso cartel que está acabando con Venezuela.

Yo, Pablo Medina, me resisto a creer que no haya, que no exista algún funcionario dentro del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica que no esté dispuesto a oír y a creer en la otra versión del cuento, que expresa día a día la Resistencia en mi país. Cuento muy distinto al de la oposición gobiernera en Venezuela.

Es absurdo pensar que en ese poderosísimo espacio del Poder Mundial no exista algún funcionario de alta o media jerarquía que no pueda comprender las razones que tiene la Resistencia venezolana para hacer, tanto de la oposición como del régimen en Venezuela, corresponsables del desastre que se vive en nuestro país.

Que con esos dos grupos de delincuentes y estafadores políticos y de la política, Venezuela se va a perder definitivamente. Que la democracia popular no es un juego de máquinas electorales Smarmatic para hacer quedar bien al dictador y a la dictadura. Que el territorio nacional cada vez es más y más controlado por fuerzas del terrorismo mundial, el narcotráfico y los peores enemigos del Hemisferio Occidental y, muy en particular, de los Estados Unidos de Norteamérica.

Alguien, allá en Washington, tiene que estar abierto a escuchar y a transmitir al secretario Blinken y al presiente Biden sobre los tremendos errores que esa administración está cometiendo permanentemente en el manejo del problema Venezuela.

Alguien debe advertir a América que tanto la oposición en Venezuela como a dictadura son un mecanismo retardado de explosión; capaz de reventar en la propia cara del pueblo norteamericano. Toca salir a buscar a ese alguien… Convertirnos en Diógenes y su lámpara. Y, OJALÁ ENCONTREMOS A ESE ALGUIEN.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: