CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Otra vez la fiscal

De cara al país y al resto del mundo, Maduro y su banda de enanos mienten con los resultados electorales sobre el número de venezolanos que fueron a votar y en aquello de cumplir con lo que sus compinches acordaron en Barbados.

Ahora la nueva es que las rehabilitaciones no son un compromiso contraído por los haraganes en Barbados. Ni tampoco un arreglo con el Departamento de Estado, para así poder seguir con la inmoralidad de la extracción y la vendedera de petróleo y gas robados por parte de la Chevron y del resto de los maleantes internacionales que se dedican al negocio de los hidrocarburos de todos los venezolanos en manos de la dictadura.

Ahora los “castigados” con las inhabilitaciones tienen que ejercer un recurso administrativo para que se les perdonen sus culpas y puedan presentarse en las futuras votaciones, una vez que se “revise” cada caso por la justicia independiente que existe en el país.

Resulta que eso fue lo que se convino con el señor Juan Fernández del Departamento de Estado. Eso fue lo que el régimen dijo que iba a hacer. O sea, nuevamente, quien se arregla con malvivientes, sale trasquilado.

Así las cosas, María Corina, el régimen, veinte tantos millones de venezolanos y la siempre muy colaboradora oposición de Venezuela, pasarán el resto del año y parte del que viene comiéndose las uñas. A ver cuándo será que la rana eche pelos. ¡No me jodan!

¿Estos bates quebraos de la política creerán que todo ese tinglao puede tener alguna importancia, alguna relevancia para la vida de los millones y millones de venezolanos que están bien jodíos dentro y fuera del país? ¡Por favor!

Yo pienso que la dimensión del drama humano que vive Venezuela y buena parte de los venezolanos NO puede ser visto como un asunto electoral. Pero, ¿acaso no contemplamos todos con la boca abierta como estos hampones manejaron los números del bochinche del referéndum que ellos mismo montaron el domingo?

Pero, por Dios: ¿qué más se quiere ver, qué otra cosa más necesita presenciar el mundo para convencerse de la futilidad de lo electoral como medio para la salida de estos pillos? Venezuela es un relajo político a cielo abierto. Los factores de poder de la supuesta oposición hacen campaña (el 1×10) al régimen, y le sirven de tapadera para que cualquier pajarraco con plata vaya y saquee lo que le dé la gana del país, con completa y total impunidad. Por cierto, ayer la fiscal ordenó la detención de un grupo de personas, de los cuales la mayoría han sido sus cómplices.

El país, el grandote, no necesita continuar disfrazado de Zona en Reclamación o de inhabilitaciones y trampas electorales. El país necesita dolarizar los salarios y las jubilaciones, electricidad sostenida, servicios públicos que funcionen y trabajo productivo para la gente.

Para todo lo demás está la falsa revolución del siglo XXI, que le llena los bolsillos solo a unos pocos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba