La Columna de Pablo Medina

Otra vez los canallas

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Cuando el candidato que resulte triunfador de las fulanas primarias de la oposición, por méritos escolares, termine pulverizado dentro de los engranajes de las máquinas Smarmatic en el proceso de 2024, no cantará fraude.

No cantó fraude Manuel Rosales en 2006, quien había prometido “Cobrar” cuando venció, entre guachafitas y burlas a un Hugo Chávez con su estrella en retrógrado.

No se le ocurrió cantar fraude a Henrique Capriles cuando superó al moribundo Chávez en 2012, con más de 700 mil votos por encima. Lo mismo que tampoco cantó fraude Capriles, meses después, cuando, a través de él, el país le empujó un poco más de 1.5 millones de votos para vencer al caliche Nicolás Maduro y esa noche invitó a bailar salsa.

En Venezuela la oposición no canta fraude; eso sí, ¡los cobra! Simple: el fraude es un arreglo entre la oposición en Venezuela y el régimen de Caracas para repartirse las sobras del país.

Medios contra fuertes: en 2024 le echaran la culpa del nuevo “fracaso” electoral a la abstención, que castigó a la oposición. Y al “milagro económico” o a “la recuperación económica nacional”, que favoreció al régimen.

Pero la verdad es una sola. En dictadura, para salir de ella, no se vota. Se Resiste, se combate, se enfrenta y se protesta hasta el final en contra del opresor. Eso, la administración Biden/Harris, lo sabe pero no lo dice. Porque, ¡petróleo mata libertad!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: