CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Para Maduro hay dos ExxonMobil

Cuando Maduro le dice al gobierno de Georgetown que “tocaron una tecla muy sensible para el pueblo venezolano con el asunto del Esequibo”, miente desvergonzadamente.

Miente sin una gota de rubor y sin una pizca de memoria reciente. Porque el difunto, el colombiano y sus bandas de facinerosos intentan ocultar lo inocultable. Pretenden echarnos tierrita a todos los venezolanos en los ojos para invisibilizar que recién acaban de regalar al siniestro gobierno de Irán un millón de hectáreas de tierras de Venezuela, justamente que hacen esquina con la Zona en Reclamación con Guyana.

Maduro es soez y muy caradura cuando acusa a la ExxonMobil como provocadora y guerrerista entre Venezuela y la República Cooperativa de Guyana. No tiene ningún sentido ni mucho menos alguna lógica, pues esa misma ExxonMobil que opera en la Zona en Reclamación, es la mismita que está explotando sabrosita los más ricos yacimientos de crudo en la Faja del Orinoco. Y, dicho sea de paso, con las mismas condiciones de cosa robada a todos los venezolanos con que tiene arreglado el atraco con la Chevron: ¡conti-mitad!

Maduro y Jorge Rodríguez insisten en hacernos creer que existen dos ExxonMobil. Una que se roba el crudo en la Zona en Reclamación y que se lo reparte con el gobierno de Georgetown, y la otra ExxonMobil que igual maneja cosas provenientes del robo a sus legítimos e irrenunciables dueños: ¡el pueblo de Venezuela! Pero, en Venezuela.

Lo que sin duda alguna está ocurriendo en este feo asunto, es que la ExxonMobil arregla las cuentas del botín en Venezuela en castellano, mientras que se entenderá con los guyaneses en inglés. ¡Pero nada más!

Maduro está pasando por un momento más cretino que el mismísimo régimen cubano. Mientras que Cuba es una enorme cárcel, el castrismo insiste en llamarse a sí mismo defensor de la libertad y de lo que ellos llaman “el hombre nuevo”.

Allá, en Venezuela, la desfachatez es aún peor. Al país lo tienen picoteado, arrendado, vendido, con bases y fuerzas de ocupación por todos lados, y estos hampones hablan de defensa territorial de la Zona en Reclamación como si fueran gobernantes decentes.

Si no fuera por lo patético y peligrosísimo que resulta este nuevo show que está montando el colombiano con sus facinerosos de siempre, todo esto lo que daría sería risa.

Por amor de Dios: ¿malandros con arranques de dignidad territorial? ¿Cuándo?

No me jodas Maduro: ¡ahora cuéntanos una de vaqueros!

Por eso: ¡Dios, Venezuela Libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba