El Fogón de la Editora

PARA TRUMP Y MILEI EL SUR TAMBIÉN EXISTE

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Donald Trump y Javier Milei se consiguen en América. Hablan y, de paso, cada uno echa bromas.

El expresidente Trump, en un castellano tarzaneado, dice que América volverá a ser otra vez grande. Milei, en buen argentino, repite su frase de combate: “¡Viva la libertad, carajo!”.

Ambos, un par de locos de los que le hacen tanta falta a este continente, coinciden. Lo de Venezuela, Nicaragua, Guyana, Cuba y lo que pretenden instalar en Chile y en Colombia es un comunismo disfrazado, donde solo a unos pocos les va muy bien, mientras que al resto le va muy mal.

Los mismos embustes que han hundido a la Argentina, son los que pretende utilizar el presidente Biden para acabar con la libertad y solo beneficiar a las grandes compañías petroleras de este país.

Fue el mismo Joe Biden el día de su instalación en la Oficina Oval, quien creó todos los enredos que generaron sus estúpidas leyes ecológicas. Aquellas que hacían imposible el paso de los poliductos cerca de una reserva de alces, o el desempeño de los trabajadores petroleros cuando están cerca de una cueva de osos en sus tiempos de hibernación.

Por fortuna esta payasada del “amor es amor” está que se termina. Joe Biden ha llevado a Estados Unidos a una recesión tremenda, una inflación de los mil demonios y buena parte de su industria cediendo terreno a las porquerías que hace de mala gana y con trabajo esclavo China.

Por eso es por lo que ambos, Trump y Milei, le piden al gobierno de Joe Biden que tenga mucho, muchísimo cuidado, con sus nuevos amigos. Porque ninguna democracia seria y en serio se puede permitir un tú a tú con la basura que controla el poder en Venezuela, en nombre del respeto o chantaje de la autonomía de los pueblos.

Justamente, democracias como la norteamericana tienen un compromiso con los pueblos. Los pueblos, que no es lo mismo que con los regímenes que están robando, asesinando y acabando con naciones enteras.

Ahora me acuerdo del estribillo de aquellas cuñas de la campaña de Luis Herrera a finales de los 70, cuando se enfrentaban por la presidencia de Venezuela AD y Copey: “Menos mal que ya se van”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba