El Fogón de la Editora

PERDIERON LA BRÚJULA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Esto es increíble. Tú lo cuentas hace apenas cuatro años atrás y cualquiera te habría tratado de loca. Los Estados Unidos de Norteamérica, el Departamento de Estado de este gran país haciendo arreglos y negociando con estados terroristas. La administración del señor Joe Biden intercambiando delincuentes internacionales como el tal Alex Saab o convictos por narcotráfico como los sobrinos de Cilia y Maduro a plena luz del día, para que corporaciones como la Chevron le resuelva la vida al régimen de Caracas. ¡No puede ser!

Y, por supuesto, como en Venezuela los venezolanos nos chupamos el dedo, todos nos tragamos el cuento de que la sinvergüenzura es con fines nobles: llevar a Venezuela a realizar elecciones justas y libres el año entrante, que le permitan al pueblo sacar a estos malvados a través de los votos. ¡Sí Luis!

O a la administración del señor Biden le falta calle o es que ellos creen en espantos. Qué pena, pero acá en América hay luz eléctrica, Internet y un sistema de justicia que funciona. Tengas o no tengas real. La ley es para todos y nadie se salva de entregar cuentas antes, inclusive, de pasar a “mejor vida”. Ese es el caso de los impuestos, por ejemplo. O de las metidas de pata como forma de hacer política, que es un uso nuevo nunca antes visto en este país.

Pero si a ver vamos, estas decisiones, que indican que el actual gobierno norteamericano ha tomado la decisión de acompañar y complacer a lo más malo y podrido del continente americano, no pueden ser consideradas como errores o decisiones equivocadas. Todo esto que está ocurriendo en el mundo político de la Norteamérica de estos día, pare ser el tentáculo de una odiosa conspiración de las fuerzas más negras y siniestras que existen en el mundo, para sellar la suerte de Venezuela y dejarla tirada para siempre en el basurero de la historia.

De otra manera simplemente es imposible entender, ni mucho menos interpretar, todas las acciones que está llevando a cabo la administración Biden a favor de la dictadura de Caracas.

Total, no es solamente maldad pura y simple; es complicidad con lo feo y lo indecente que existe en el mundo. ¡Por cierto, antes América no era así!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba