El Personaje de VRI

Pete Cabrera, candidato a alcalde de Doral: “Soy una persona de soluciones, de afrontar problemas y resolver”

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa.us

Un servidor público no nace por generación espontánea, al contrario, se va construyendo con el correr del tiempo, madura con la experiencia. Por su puesto que en principio debe tener vocación, es necesario, más allá, es un requisito indispensable. En su trayecto debe percibir lo bueno y lo malo, los sinsabores de ese ingrediente indeseado, pero ineludible, llamado política, que, querámoslo o no, siempre juega un papel alrededor de todos los servidores públicos en cualquier parte del mundo, hasta en los lugares que podrían ser considerados muy apolíticos.

Nuestro entrevistado de hoy es un hombre nacido para el servicio público, forjado a fuego lento en el trabajo con la comunidad, con una visión cercana del devenir social de Florida en general y de Doral en particular, al que ha seguido su vertiginoso crecimiento desde su nacimiento hasta nuestros días, cuando aspira a conducir los destinos de su querido terruño, en el que él en persona también se ha construido como ciudadano y padre de familia. Tenemos el placer de conversar con el aspirante a alcalde Pete Cabrera.

Cabrera no es ajeno a los avatares de todo migrante en Estados Unidos, desde niño: “Salí de Cuba a los 5 años, en 1963. Mi padre vino de embajador de la disidencia cubana a USA. De hecho, mandó dos aviones repletos de exiliados, entre ellos mi familia y yo con ellos, pequeño. Estando aquí mi papá debió decidir si regresaba a Cuba para integrarse a la lucha contra la dictadura castrista o quedarse en Florida para unirse a la oposición que estaba muy viva. De regresar a la isla, portaría documentos que demostrarían a los luchadores por la libertad que seguía existiendo oposición fuera de Cuba. Mi padre quería regresar a seguir cumpliendo con su deber patriótico, para probar que aun cabía la posibilidad de tener una nueva acción tipo Bahía de Cochinos. Pero para su decepción, en Miami solo encontró politiquería, de esa que solo sabe aprovecharse y restar ánimo. Papá solo quería cumplir con su deber: ir a Cuba a luchar contra Fidel. Pero no pudo ser. Su desencanto fue tan grande que en casa de política cubana no se hablaba”.

El pequeño Pete se fue integrando cada vez más a su nueva realidad, a su nuevo país, a su nueva dinámica; y junto con su padre se fue haciendo un tesonero hombre de negocios. De hecho, esa actividad lo llevó incluso por Venezuela, donde terminó con “las tablas en la cabeza”: “A inicios de los 80 exportábamos mercancías a Venezuela desde Miami, por supuesto que nuestras transacciones eran en dólares, y en eso sobrevino el llamado ‘Viernes Negro’, tuvimos que paralizar las operaciones. Sin embargo, mi impresión de Venezuela era la de un país pujante, con progreso. No creí que fuera posible que en Venezuela se repitiera la historia de Cuba. Y 34 años después me ha tocado ver llegar a Doral una creciente y emprendedora migración venezolana”.

-Es muy triste contemplar cómo se devastan países con tanto futuro, ¿verdad?

-En especial un país con tantas riquezas como Venezuela. En Cuba todo era diferente cuando la revolución llegó a arruinar. En Cuba se cerró todo, entró en suspenso. En Cuba se perdió la esperanza y se siguió adelante. En contraste, en Venezuela está vigente, no muere, pero el goteo de gente hacia afuera es constante y por tanto, hace que esa esperanza que no muere, duela más.

FUNDADOR DE DORAL

Las prioridades de Pete Cabrera han cambiado bastante con el correr del tiempo. Ahora que sus hijos son adultos, sus preocupaciones sociales han eclosionado con fuerza, a tal punto que ha propuesto su nombre con mucha firmeza a alcalde de Doral, y la repercusión ha sido grande.

“Soy fundador de Doral. Soy una persona de acción y resultados, no busco glorias personales. Al contrario, prefiero trabajar en equipo. He sido parte de lo logrado hasta ahora en Doral. Hemos construido 8 parques, la Alcaldía y el Centro de Policía. Además, hemos diseñado el entrenamiento de nuestra policía”, el candidato pasa revista a lo logrado con evidente orgullo.

-Tenemos entendido que existen más logros, ¿puede hablarnos al respecto?

-Por supuesto, me he quedado corto. Uno de esos parques es inmenso. Se trata del Doral Central Park, que incluye también una piscina olímpica y un hermoso anfiteatro. Doral es una ciudad residencial y de comercio. En los últimos 20 años su crecimiento es exponencial. Ahora nos preocupa mucho acometer la carretera y el tránsito. Mantener a Doral en excelentes condiciones exige un trabajo constante. Tenemos que proteger lo logrado. Que los parques sigan cuidados y bellos, que la vida cultural no decaiga y que la calidad de vida de los ciudadanos mejore constantemente.

-¿Qué lo mueve a aspirar al cargo de alcalde de Doral?

-Primero quiero decir que lo mío no es lo que pueda prometer, sino lo que haga. He regresado al trabajo comunitario porque me duele mi ciudad, porque se estaba deteriorando, porque siento un compromiso muy grande con Doral, siento que debo dar esa pelea. Yo soy una persona de soluciones, de afrontar problemas y resolver.

-¿Por qué los votantes deben atender a su llamado?

-Primero porque me conocen, saben de mi experiencia. Luego porque traigo una actitud nueva. Vengo con ganas renovadas de trabajar por mi comunidad, de resolver problemas. Deseo servir al ciudadano. Quiero fomentar planes para el resguardo de la ciudad y esto requiere de un liderazgo diferente.

-¿Cómo van las proyecciones para los comicios del 8 de noviembre próximo?

-Sin arrogancias, las proyecciones son fuertes. Me avalan mi experiencia y mi trayectoria empresarial. Yo confío en el votante de Doral, porque me conocen, por eso la decisión les será fácil. Mi vida ha estado dedicada al servicio. Desde mi servicio en la arquidiócesis de Miami (mi familia es fundadora de la Parroquia de Guadalupe). Desde muy joven mi compromiso pasó del servicio en la iglesia católica al servicio comunitario. Me genera gozo ayudar a las personas. Es mi dedicación. Mi compromiso es con Dios y con el pueblo.

-¿La gente de Doral sabe quién es Pete Cabrera?

-Todo el mundo en Doral me conoce. Me saludan por el nombre. Tengo 34 años viviendo en Doral y 20 años en política como vicealcalde.

UN VENEZOLANO MÁS

-Sabemos que su esposa, la señora Marivi Rojas, es venezolana, ¿cómo ha influido eso en usted?

-Como cubano-americano, desde el comienzos de la ciudad de Doral, ya casi 20 años, siempre tuve una conexión especial con la comunidad de Venezuela, viéndola también luchar por la libertad de su país, igual que los cubanos. Pero a través de ella y su amor por Venezuela, me sensibilizó aún más con las necesidades de todas las personas que siguen llegando y necesitan el apoyo en la comunidad. Ella ha aprendido a querer a Doral a través de mi y yo a seguir soñando con una Venezuela libre a través de ella. En casa y desde hace mucho tiempo mantenemos y honramos las culturas a las que pertenecemos, comemos arepas y hallacas así como también tamal con lechón nuestro favorito. Pertenezco a la comunidad venezolana y me siento como en casa entre ellos. Y como comunidad más fuerte en Doral requiero su voto, como un paisano más.

El candidato a alcalde de Doral, el popular Pete Cabrera

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: