El Fogón de la Editora

POCO IMPORTA

Yolanda Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa.us

Nuevamente, otra vez: ¿Quién dijo que las soluciones a los enormes problemas que vive nuestra gente en Venezuela pasan por las reuniones secretas que pueda sostener o no la señora Machado con los hermanos Rodríguez en Hoyo de la Puerta, allá en Caracas? ¡No me fuñas!

Para el tamaño de la descomunal crisis en que vive Venezuela, “eso” no pasa de ser otro chisme más. Cierto o falso, no hace que cesen los apagones. Ni pone agua en las tuberías de las casas del país. Ni mucho menos agrega algún valor al ingreso de una familia en Venezuela, que cada vez se parece más al de una en Haití, o en cualquier otro país arruinado de África.

El narco-régimen y la falsa oposición están en el propósito de distraernos. María Corina Machado no es nada especial. Ella solo resulta una pieza útil para agregarle picante y emoción a unas zonzas elecciones primarias de la oposición, que le van a servir de mucho para poner algún sabor a las fraudulentas elecciones de 2024 convocadas por la dictadura, para maquillarse de democracia la cara.

Es que muy poca gente, muy poca Venezuela, está pegada a este certamen de “bellezas”. Allá, en Venezuela, hasta el gato está lanzado en las primarias del concurso. Y la única que suena fresca es María Corina Machado. Si algún candidato le puede resultar útil al régimen para enfrentar a Maduro, esa debería ser ella. Que el régimen la tenga en la mira de sus preferencias no parece improbable. Porque no nos engañemos: la suerte, el destino que corra “esa”, la falsa oposición en Venezuela, significará la garantía del baño de legitimidad internacional que tanto desea y necesita la dictadura.

Lo que ocurre es que, como quiera que se vea ese show montado que son las primarias de la oposición, Venezuela se continúa hundiendo. El país de verdad atraviesa por necesidades colosales, por penurias tremendas. Hablamos de cientos de miles de hogares en Venezuela donde nuestra gente se acuesta a dormir con hambre, porque no le alcanza lo que tiene para pagar por la comida. ¡Así de fácil!

Resolver esa tragedia es el verdadero problema, no las encerronas de cada una de las misses con quienes sean del régimen; esos cuentos no resuelven nada de nada.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba