Opinión

«Por ahora»

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa.us

Es probable que a estas alturas ya se sepa que esa frase, no ideada por el hoy interfecto Chávez Frías, fue de un general traidor como tantos otros.

Ahora mi frase: «Por ahora nada». En entrevista que la comunista chilena, Marta Harnecker, hiciera a Chávez Frías, este le dijo literalmente: «todo lo que toco lo destruyo». Tengo una larga lista de lo que este destruyó.

La historia de Venezuela y de sus presidentes debe ser conocida para entender la afirmación de la frase en alusión, es decir: por ahora nada para Venezuela.

Las memorias sobre el evento que dicen ocurrió el 17 de diciembre de 1830, está tan plagado de mentiras como todos los hechos que seguirán para constituir hasta ayer, la historia de Venezuela. Ésta será mi memoria por El Libertador.

Su excelencia muere entendiendo que fue derrotado por la sucia política, lo que no pudo lograr el ejército más poderoso de la época, por lo que nos deja el gran legado de sus últimos deseos que solo quedaron como souvenir de la historia y la posteridad le daría a cambio de sus glorias, la destrucción por infames vicios, de la Patria que construyó con su suprema virtud.

Páez Herrera hizo lo que sabía, entendía y quería el caudillaje, para crear el fenómeno político del presidente caudillo para siempre y así el presidencialismo. Nótese que tuvieron que ‘sacarlo a plomo» porque si no se queda hasta morir como otros que seguirían esa receta política. Era de Curpa y tuvo la culpa.

Allí, encontramos el origen de la tragedia nacional. «El talento sin probidad es un azote». Imaginen cuando ni talento se tenga, pero sí poder. Los requisitos para ser presidente eran los mismos de ahora más tener unas propiedades inmobiliarias por un monto determinado. Estos requisitos junto al uso y costumbre caudillesca y de las mentiras constituyen la etiología de la politicopatía venezolana.

Remontándonos a Protágoras de Abdera, el sofista que da las líneas de la manipulación mentirosa sobre todo con el uso de la retórica, nos encontramos que Sócrates Sofronisco pretende enmendar el entuerto con su mayéutica y dialéctica, por lo que lo condenan a muerte y así sucederá con los que vienen en citas siguientes, aunque con procedimientos diversos, porque siempre fracasa el bien, menos en las películas.

Luego le pasa a Cristo algo similar y también lo condenan a muerte y al Quijote de la Mancha aunque muere con la condena de su locura y después a El Libertador también condenado a muerte solo que ya se refirió que con procedimientos distintos.

Cito a estos prohombres como ejemplos del fracaso de quienes han querido el bien porque el hombre político encontró en el sofismo el camino al triunfo de sus miserias, las mismas que han hecho nuestra historia.

Sin medias tintas, en ese transcurrir de la segunda mitad del siglo XIX venezolano, el caudillaje militar ensangrentó una vez más nuestro suelo, solo que a diferencia de la primera mitad que fue por la libertad esta fue por la esclavitud, paradojas de nuestra historia.

Otra paradoja por lo increíble, tanto que me da risa solo de imaginar el asombro de algunos lectores, es afirmar, como lo hago, que el mejor presidente que tendrá el caudillaje sembrado por Páez Herrera será Gómez Chacón empezando el nuevo siglo XX y terminará la mitad de ese siglo el mejor presidente de Venezuela, después de Bolívar y Palacios: Pérez Jiménez. Ah, y para más paradojas, el único hasta el presente con un auténtico proyecto para la instauración de la verdadera democracia, que ocurriría justo en 1958, luego de dejar la presidencia para encargarse de comandar las operaciones de rescate del Esequibo. Dirán que estoy alucinando, por eso es bueno conocer la verdad y no lo que cuentan los políticos.

Para ser presidente en Venezuela solo se necesita ser venezolano por nacimiento, mayor de 30 años, de estado seglar y habérsele escapado a la justicia, casi que debieron poner no importa lo burro que sea, lo que se resolverá con el viejo truco de «los asesores con quienes me rodeo». Por cierto, como gabinetes decentes y probos solo existieron los de Pérez Jiménez y Gómez Chacón, si no creen pregúntenle al polímata venezolano Eduardo Guzmán Pérez. Lo siento por la clientela política, nada personal, es del país que ayudaron a destruir.

Invito a analizar las formas y procedimientos de hacer política de los nuevos autollamados líderes políticos y verán que son los mismos populistas, manipuladores llenos de promesas de libertad y justicia, pero con las mismas ganas de Páez Herrera y todos sus herederos políticos con las nuevas tendencias, modas y estilos.

Finalmente, que sea recordado lo que sigue, mutatis mutandis o cambiando lo que se deba cambiar, haga el ejercicio mental por favor.

«Todo el que gasta para llegar, llega para robar. El Coronel Bolívar y Palacios, el 03 de julio de 1811, en su Primer discurso ante la Sociedad Patriótica, queriendo despertar conciencias sobre un viejo mal, dijo: «… ¿Y qué dicen? Que debemos comenzar por una confederación, como si todos no estuviéramos confederados contra la tiranía extranjera. Que debemos atender a los resultados de la política de España. ¿Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres? Esas dudas son tristes efectos de las antiguas cadenas. ¡Que los grandes proyectos deben prepararse en calma!, 300 años de calma, ¿no bastan? La junta Patriótica respeta como debe, al Congreso de la Nación, pero el Congreso debe oír a la Junta Patriótica, centro de luces de todos los intereses revolucionarios.

Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad sudamericana, «vacilar es perdernos». Tenía solo 28 años, le quedaban solo 19 años de vida, miren lo que han hecho con su nombre y con su Patria.

Declaro mi ofensa ante las fotografías y pinturas del creador y Libertador de la Patria con el destructor y esclavista a su lado, una paradoja más.

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba