CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Pregunto: ¿Son o se hacen?

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Cualquier individuo en cualquier parte del mundo que abra cualquier página web del Departamento de Estado, o del Tesoro, o de Migración, o de la DEA o del FBI, inevitablemente se va a conseguir con las fotos de Diosdado Cabello, Nicolás Maduro y más de la mitad de los funcionarios del régimen de Caracas.

Todos buscados, todos solicitados por lavado de dólares y por narcotráfico. Todos ellos revueltos entre los bichos más peligrosos y destacados por su peligrosidad y muy malas mañas, a lo largo y ancho de todo el planeta Tierra.

Todos, pero todos ellos, tienen cuentas pendientes con la Justicia americana y son potencialmente una amenaza a la seguridad de este país. Así de sencillito. Todos ellos, excepto aquellos que han sido atrapados o se han entregado por propia voluntad, tienen causas judiciales tremendas, de esas que le echan muchísimos años de cárcel a la gente acá.

Como si con todo eso no fuera suficiente, la Organización de las Naciones Unidas, a través de su misión especial de investigación para los delitos en contra de la raza humana, responsabiliza de forma directa a Nicolás Maduro y al régimen que este controla, de actos genocidas, torturas, desapariciones extrajudiciales y mantenimiento de centros de detención clandestinos. O sea, de terrorismo de Estado.

Mientras, el recientemente electo presidente de Colombia, Gustavo Petro, decide confiar en la buena cabeza de su paisano Nicolás Maduro. Tiene fe en su buen juicio y moral intachable para que actúe como mediador en el asunto pendiente de las negociaciones del Estado colombiano con el Ejército de Liberación Nacional, que insiste en autodefinirse como guerrilla y no como banda del crimen organizado.

Así las cosas, no resulta imposible o extraño pensar que la Mesa de la Unidad haya también convenido medirse electoralmente en las elecciones generales de 2024 con el régimen de Caracas, es decir, con el candidato presidencial Nicolás Maduro, que tiene un precio por su cabeza; y a quien la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas acusa de presidir un régimen criminal.

Si Gustavo Petro cree en estas joyitas, ¿quién es Ramos Allup o María Corina o Antonio Ledesma o Roberto Enríquez para dudar? ¡Están claritos! Esto no tiene que ver con temeridad; ¡esto es un arreglo a trasciendas, en la oscuridad. Por eso la pregunta! ¿SON O SE HACEN?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba