La Columna de Pablo Medina

Presos del hambre

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Los más recientes sucesos conocidos que involucran a viejitos descubiertos muertos por el hambre, y conseguidos a los días en sus casas, ni son únicos ni son excepcionales desafortunadamente. Una generación completa de abuelos, muchos de ellos solos en el país, está siendo extinguida sistemáticamente en la Venezuela de la dictadura.

Como aquellos monstruosos programas de eutanasia que llevaron a cabo los nazis sobre su población más débil y especial, el régimen en Venezuela está dedicado a la extinción de nuestros ancianos.

No se pueden entender esas desgracias de otra manera; el monto mensual de sus pensiones y jubilaciones no les da para nada. Si sabemos del precio de las medicinas. De la completa ausencia de políticas públicas, del tipo que sea, que alcancen a darles algo de protección a las personas de la tercera edad que tenemos en Venezuela, solo pueden esperar por la muerte.

El estado venezolano actual, también en este particular, es responsable, convicto y confeso de genocidio, de crímenes de lesa humanidad, perpetrados sobre todos aquellos ancianos que no cuentan con algún tipo de protección social.

El estado rufián venezolano se ha robado los fondos que millones de venezolanos aportaron a todo lo largo de su vida productiva, que ya los pagaron por adelantado. Que cotizaron semana tras semana para poder contar, al final de sus carreras, con una estructura de protección social y sanitaria que hoy no existe. Por eso, nuestros viejitos son también PRESOS DEL HAMBRE.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: