CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Primero devuelvan a Venezuela, ¡sinvergüenzas!

No, miserables del siglo XXI. Lo que ustedes quieren resucitar sobre la Zona en Reclamación sí es un “asunto político”. Y, por supuesto, no es, ni se parece en lo absoluto, a un tema que tenga realmente que ver, y menos en este momento, con el futuro de nuestro país. Ustedes no distinguen el significado de país. ¡Ustedes no saben qué es “eso”!

Ustedes, Chávez y las pandillas de malandros de estado que han entrado y han salido del gobierno venezolano en los últimos veintipico de años son el pasado. Son la caverna. El atraso y el retraso.

Ustedes han aniquilado a toda Venezuela. Ustedes son el pasado imposible de olvidar por todo el daño que han hecho y el que todos los días aún siguen haciéndole a millones de venezolanos. Ustedes quebraron la república; se atrevieron a encerrar en prisiones perversas a toda una generación de muchachos venezolanos. Y a los que no atraparon, los empujaron a huir despavoridos de su propia tierra. Y a muchos de ellos ahora los persiguen como a ratones en cualquier país de mierda donde les haya tocado caer, o los encierran en campos de concentración bajo el infame cargo de “indeseables”.

Ustedes, con una crueldad que no es de venezolanos, es de árabes siniestros o de chinos asesinos o de cubanos criminales y comunistas, pretenden mamarle el gallo al mundo y a quienes se quieran dejar engañar. Se inventan un falso amor por la patria y por la tierra, con la cara dura de unos inmorales que recién acaban de regalar un millón de hectáreas a Irán a cambio de protección. Como hacen las prostitutas con sus proxenetas.

Pero al pueblo, al venezolano de adentro y de afuera no lo cuentean. No Jorge Rodríguez: ni tú ni ninguno de los parásitos que nos viven del régimen de Cuba, nos van a convencer de que lo urgente y lo importante es la Zona en Reclamación.

Ni al pueblo inteligente de nuestro país, ni a mí nos vas a cobear con que la Zona en Reclamación mata salarios dignos, en dólares indexados tanto para trabajadores como para jubilados. Que la rehabilitación de María Corina es la piedra de tranca para la recuperación de la democracia venezolana. Que la falta de luz, los pavorosos cortes del servicio, la miserabilización del empleo mayoritario en Venezuela no es lo que cuenta, lo que urge, lo que necesita resolver el pueblo venezolano si quiere mirar un posible futuro para sí mismo y para todo el país.

Hagan lo que hagan con el Esequibo desde 1777, o en la época del Protocolo de Puerto España con Caldera en los 60, siempre será nuestro. Lo que hemos realmente perdido es el resto de los casi millón de kilómetros cuadrados que tiene Venezuela en manos de ustedes. ¡Eso es lo primero que nos deben devolver!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba