CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Quebrar a un país

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

Está prácticamente a la vuelta de la esquina un mega-apagón en toda Venezuela. En cualquier momento, en el instante menos esperado el país se va a ir a la más completa y total oscuridad. El grado de deterioro y completa destrucción del sistema eléctrico nacional, y muy en particular el sistema de interconexión de energía en Venezuela, hace que todo el sector, tanto de producción como de distribución eléctrica, sea una poderosa bomba de tiempo activada para su desconexión en cualquier momento, a nivel nacional.

Y, según me confirman los técnicos que hemos consultado, gente que sí sabe lo que está pasando en serio con la luz en Venezuela, ese próximo apagón nacional no sería el principal problema asociado con el colapso. Ese sería el problema “menor”. El verdadero rollo consistirá en que, dada la magnitud del desastre eléctrico que estos incompetentes han ocasionado, una vez que ocurra el suceso no se tiene claro sobre el tiempo medio para su recuperación tras el desastre. ¡Igual podrían ser 8 días, como 20, como 60 días sin electricidad en todo el país!

Todos los expertos venezolanos regados por el mundo que me solicitan difundan este desesperado alerta nacional coinciden en lo mismo. La magnitud de la situación de abandono, desinversión, falta de mantenimiento e impericia criminal en el manejo y administración de la generación y distribución de luz en Venezuela es imposible de creer. Con solo unas pocas plantas de generación eléctrica bien puntuales, pretenden mantener electrificado a todo el país.

Guri, Caroní Bajo y Alto, y el resto de las hidroeléctricas están fuera de red hace años, además de operar muy por debajo de su potencial. Mientras que las termoeléctricas entran y salen de servicio por falta de repuestos, trabajo calificado y combustible.

“La mejor forma de QUEBRAR A UN PAÍS es robándole su energía”, me comentaba uno de los más talentosos ingenieros eléctricos venezolanos, responsable por años del crecimiento del sector en el país antes de este desastre, a quien le tocó irse a vivir a España.

A mí, a Pablo Medina, no me queda ninguna duda: este desastre que se avecina es un plan bien elaborado por el régimen y sus asociados del bajo mundo para rematar a precio de gallina flaca a toda Venezuela.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba