CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Sálvese quien pueda

Es que es ahora, cuando están a la vista las costuras malhechas de las nuevas relaciones entre el gobierno norteamericano y la dictadura de Nicolás Maduro, salen todos los protagonistas de esta novela a hacer control de daños.

La dictadura desde Caracas, inventado como siempre, denuncia la supuesta incursión de un avión espía sobre el espacio aéreo venezolano. Los voceros norteamericanos no pierden la fe en la realización de “eso” que ellos llaman Elecciones Libres en nuestro país. La plana mayor de CHEVRON de Venezuela y de América Latina, ahora convertida en operadora política, se retrata con los saqueadores del régimen, como si fuera la primera vez que se comen unos tequeños juntos.

Ambos grupos mienten al mundo descaradamente; el hecho cierto es que llevan añales extrayendo crudo del subsuelo venezolano para cobrarse viejas deudas. Para llenar docenas de tanqueros que se llevan el petróleo de todos los venezolanos, que se roba Maduro con sus secuaces y de eso poco se habla.

El apuro por tapar las descomunales torpezas del gobierno de Joe Biden en materia energética, hace que Norteamérica viva de vaporón en vaporón. Con más de 4,5 dólares el precio promedio del galón de combustible en este país, la administración de la inclusión no tiene muchos logros reales que enseñar. Una feroz recesión económica no es algo que se pueda esconder.

Pero, en cambio, por el lado del estado forajido, el Niño Jesús les llegó adelantado. Las focas amaestradas que el régimen tiene como oposición, son hoy más anti-sanciones que el mismo Jorge Rodríguez. La esposa del “diplomático”-narcotraficante Alex Saab, se ha convertido en una furibunda defensora de los DD.HH., aunque no parece darse por enterada de los más 300 presos de consciencia que tiene secuestrados el régimen. Y hasta Maduro, indignado, vocifera la posibilidad de no llevar a cabo Elecciones Libres en Venezuela si no le devuelven los fondos y recursos que le mantienen congelados a la república. Maduro exige que le devuelvan todos los dólares. pues es él el único que tiene el derecho de robárselos, junto con sus pillos.

En los medios nadie hace chistes del dictador, el poderoso aparato de comunicación-desinformación del régimen cubano trabaja hombro con hombro con las cancillerías de España, el narco-reino de Noruega y el mismísimo Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, para pintar bien bonito el caso Venezuela.

Es que el petróleo mueve montañas. Los estúpidos no son lo que parecen ser, mientras la nación venezolana vive en el dificilísimo mundo de verdad-verdad del SÁLVESE QUIEN PUEDA.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios