CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¡Si así llueve, que no escampe!

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

A la historia oficial sobre el asesinato de Carlos Lanz le faltan muchos pedazos por contar.

Lo cierto es que la cosa ni termina ni mucho menos comienza como han dicho. La novela de la esposa corrupta, muy fea e infiel, que se deshace del viejo dándoselo de comer a los cochinos, arreglada con sus dos amantes, las hijas, tres esbirros y dos sicarios es demasiado fantasiosa y caricaturesca.

La verdad verdadera es que, detrás del asesinato de esta “joyita”, asistimos al inicio de una escalada de ajustes de cuentas, protagonizadas entre las dos bandas de mafiosos que usan a nuestro país como territorio para el delito desde el estado: la Pandilla de Diosdado Cabello y la Pandilla de Nicolás Maduro.

Ambos grupos de mafiosos compiten, no siempre en armonía, por el control de todos y cada uno de los negocios y oportunidades de hacer dinero que les puede ofrecer la Venezuela que ellos mantienen de rodillas.

Lanz, decano junto con el papá de los hermanitos Rodríguez de lo más sucio y podrido de nuestro pasado, formaba parte de la cuerdita del capo Diosdado. Así que su muerte se convierte en un aviso a Cabello, en los códigos del bajo mundo que ellos manejan perfectamente.

Se le advierte de la intensión firme y seria, por parte de los cubanos que titiritean a Maduro, de extinguir a todo lo que ellos entienden como “chavismo”. Que, por cierto, no consiste en otra cosa que no sea en “anular” al grupo de matones, maleantes, narcotraficantes y aguantadores, que están cuadrados con Diosdado en el ejercicio de lo chueco dentro y fuera del país.

Cuando el fiscal Tarek presentó su versión publica del crimen de la joyita Carlos Lanz, inmediatamente recordé al Fiscal Isaías Rodríguez, quien seguramente cuando se lo tope en el algún momento podría decirle: “Te pareces tanto a mí”. También el libreto del actual fiscal es parecido al del fiscal Rodríguez cuando asesinaron al fiscal Danilo Anderson.

Igualmente deja mucho que pensar que Tarek por su pobrísimo teatro no ha leído sobre los Procesos del criminal Stalin en la antigua Unión Soviética, desconoce los de la Revolución Cultural China y los del dictador Fidel Castro en Cuba, cuando fabricaron un juicio contra el general Arnaldo Ochoa y otros. Tampoco ha leído los clásicos del genero de novelas negras. Lo único que recibe son órdenes y las cumple porque recibe cuantiosos dividendos ilegales.

Total, todo indica que asistiremos a nuevas películas con tramas truculentas de desapariciones y muertes de “próceres” de la revolución, en los próximos meses.

Como dicen en mi pueblo: ¡SI ASÍ LLUEVE, QUE NO ESCAMPE!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba