La Columna de Pablo Medina

¡Sí Luis!

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa.us

La verdadera agenda pública del país, o sea todas las calamidades que hacen de la vida de nuestros hermanos un infierno, no significan problema alguno para la oposición en Venezuela.

La pesadilla de vivir en pleno sigo XXI dentro de un país sin electricidad, sin agua en las tuberías, sin seguridad de ningún tipo; donde el venezolano de a pie está al alcance de las garras de un sistema judicial, militar y policial que funciona solo para el chantaje y la extorción, no es ni bastante ni suficiente como para preocupar a la oposición venezolana.

¡Lo de ellos es otra cosa!

Solo les interesa el carrusel electoral, siempre con destino al mismo sitio. Eso es lo único que despierta el interés de los políticos venezolanos que dicen adversar al régimen. Y ahí, en ese aparato, en esa poderosa industria sin chimeneas, ¡sí que se montan!

Aparecen todos como monte, dándose codazos los unos con los otros; con los bolsillos bien abiertos, a ver qué se les pega de los negocios y del dinero sucio que pone a correr la dictadura en cada mamarrachada electoral que se inventa a su medida.

Ahora, en este nuevo relajo, solo buscan cambiar la cara de un Guaidó por la foto de algún otro; pero de los de ellos. Otro menos quemado. Otro algo menos estúpido que el anterior. Y así volver a frotar la lámpara, a ver si regresa el genio y los convierte en ricos, o aún, más ricos de lo que ya son.

Toda esta gente, devaluada hasta el ridículo, jura y perjura que se le volverá a hacer fácil tomarle el pelo a Venezuela. Deben creer que cambiando de payaso, pero en el mismo circo, el venezolano se les va a volver a reír. ¡Sí, Luis!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: