CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponce y Blanco

Si el Libertador Simón Bolívar estuviese vivo en estos tiempos, a todos, pero a toditos los bandidos del siglo XXI ya los habría mandado a pasar por las armas.

Y del grupito, el primero en la fila sería el hampón de Hugo Chávez. Y no por zambo, ni por dicharachero, sino por ladrón: y también a Chávez lo habría mandado a fusilar Bolívar por traidor a la patria.

“¡Que revolución ni que ocho cuartos!”, habría seguramente dicho aquel caraqueño brillante. El Libertador hace más tiempo que el carajo habría acabado con todos ellos. A todos, por manganzones, cabrones y traidores al país. Bajo los cargos de sanguijuelas y embusteros. Por maletas y por incapaces; pero, por encima de cualquier cosa, por haber traicionado vilmente a Venezuela y a los venezolanos, entregando la patria a los gobiernos más siniestros del planeta.

Es que por muchísimo menos que eso Bolívar hizo fusilar a Manuel Piar. Siendo héroe, cuando a Piar le dio por pensar en levantar a los pardos para desatar una revolución social por encima de los intereses sagrados de la Independencia, Bolívar se lo raspó. ¡Así, sencillito!

Figúrense ustedes si se hubiera topado con las cucarachas del siglo XXI que lo primero que hicieron fue entregarle en bandeja de plata Venezuela a la Cuba fidelista, a la Cuba criminal, a la Cuba bien fea.

Es que con aquel flaco que parecía un firi-firi nadie se jugaba. De joven participó en la captura de Francisco de Miranda, cuando éste se disponía a retirarse del país tras la caída de la Primera República. Y se lo dijo a los secuaces de Monteverde y lo repitió el resto de su vida a quien quiso oírlo: él no tenía ninguna intención de entregar al Generalísimo a los españoles. El participó en la detención de Francisco de Miranda para juzgarlo por lo que él siempre creyó que era un acto de traición a la Patria, como lo fue la Capitulación de San Mateo.

¿Qué le tocaría entonces a Diosdado o a Padrino o a Jorge Rodríguez, a Nicolasito y al resto de los rufianes que asolan Venezuela?

Por supuesto que a Maduro también le habría dado lo suyo. No se salvaría por su condición de neogranadino; porque bastante que le tocó con Santander, quien se le salvó de chiripa.

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponce y Blanco en estos tiempos tampoco dejaría muñeco con cabeza. Sumariamente extirparía a todas esas alimañas que tanto daño le han hecho a su amado país y a su gente que tanto quiso.

Es que tienen muchos riñones estos malandros del régimen de Caracas: ¡todavía tienen las santas bolas de llamarse a sí mismos bolivarianos! ¡Va de retro Satanás!

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

www.venezuelainformativa.us no se hace responsable de la opiniones que aquí se publican. Es total responsabilidad del escritor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba