Venezuela

Simulacro electoral obligó a funcionarios públicos a tomarse una “selfie” como prueba de asistencia

GlendaRomero / Venezuela RED Informativa

El simulacro electoral convocado por el CNE, previo a la elección presidencial del 28 julio, de cara a las presidenciales de Venezuela, no convocó mayorías, resultó escuálido y sólo sirvió al régimen venezolano para movilizar, de forma obligada a trabajadores públicos con recursos del Estado, a quienes obligaron a tomarse un “selfie” y a firmar listas de asistencia como prueba de que asistieron a los centros de votación y enviarlos a sus sitios de empleo.

Esto ocurrió sin ningún pronunciamiento del Concejo Nacional Electoral, como árbitro del proceso, el ente se resumió a habilitar 1.174 centros de votación, para que los más de 21 millones de venezolanos autorizados para ejercer su derecho al sufragio se familiarizaran con el proceso. Allí el régimen mostró el control sobre funcionarios y empleados públicos, e hizo uso indiscriminado de los bienes del Estado, además ordenó a sus estructuras de organización social, como los Consejos Comunales y UBCH, movilizar su lista de 1×10.

Los asistentes movilizados por las Unidades Bolívar – Chávez (UBCh) a través de las planillas de 1×10 debían registrarse, con cédula de identidad, firma y número telefónico. “Tengo que tomarme la foto con el celular y enviarla al grupo de whatsapp de la oficina, porque me la exigen en el trabajo”, dijeron varios empleados públicos a Venezuela Red Informativa y aunque eso está prohibido en la Ley, los uniformados lo toleraron como si nada.

En el proceso fueron habilitadas colas exclusivamente para funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y estudiantes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) y a los uniformados también les obligaron a tomarse un selfie en los centros electorales y enviar la fotografía a través de sus grupos de trabajo.

En los centros de votación había tres puntos de adeptos al oficialismo y más de 20 mujeres con lista en las manos. El Parido oficialista, PSUV, instaló los tradicionales puntos rojos y usó el transporte adscrito a organismos del Estado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba