CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

¿Son tontos o se hacen?

Hasta el 3 de diciembre el régimen y su oposición dedicada a lo electoral solo estarán montadas en el tema de la Zona en Reclamación. La dictadura no piensa decir otra cosa que no gire alrededor de Guyana, la Inglaterra que nos robó más de 90 mil kilómetros cuadrados de territorio y lo valiente que dicen ser el colombiano Maduro, Padrino y Diosdado, pero de la boca para afuera.

Los tres son bien guapos, pero con los pendejos. Son machitos, pero con el pobre pueblo encerrado en el país y con los venezolanos que están olvidados en los miserables depósitos humanos regados por toda Centroamérica.

Pero para asegurar calidad de vida para Venezuela y para los venezolanos, para que, luego de casi 25 años en el poder de forma ininterrumpida, no hayan sido capaces de mantener la luz, el agua, los precios y tantas y tantas cosas más que se han robado o simplemente destruido, ¡para eso, nada que ver!

Añales mandando para solo saltar de un embuste, de una mentira mal arreglada a otra. Siempre, pero siempre, incapaces de llevar a cabo cualquier política pública, de cualquier naturaleza que sea, que agregue prosperidad, paz y felicidad a la gran mayoría de los venezolanos. Que produzcan en el país acciones que mejoren los hospitales, las carreteras, los trenes, lo que sea que aumente la calidad de la vida de la gente en el país, o las condiciones para que los negocios y las industrias, del tipo que sean, prosperen y produzcan riqueza a sus dueños y salarios dignos a quienes trabajan en ellas.

Para lo bueno, para lo útil y para lo sano; para todo eso es que estas cucarachas del siglo XXI precisamente no pegan una, no sirven para nada. Tantos años clavados en el poder solo para robar, para matar y para joder todo y a quienes se les atraviesen por delante. Años perdidos, desperdiciados para millones de venezolanos que siguen adentro o están afuera de Venezuela.

Y resulta que esos tipejos, que por más de veintipico de años no han demostrado saber otra cosa que no sea hacer lo malo, lo feo y lo chueco. Para ahora salir con el cuento del amor al país, al territorio robado y a la práctica de un patrioterismo de fines de semana que no les queda pero para nada. Mucho menos a ellos; traidores miserables que han alquilado a todo un país a las fuerzas más siniestras del planeta Tierra. ¡Pendejo aquel que se trague éste u otro cuento de caminos!

El debate, la agenda de la Venezuela de mediados de noviembre no puede seguir siendo si María Corina va a ser habilitada o no. Ni tampoco la coba de las navidades adelantadas sin un real, decretadas por el cínico del colombiano Nicolás Maduro.

Insisto: en Venezuela la única Zona en Reclamación es la barriga de la gente. Sin salarios y pensiones recibidas en dólares e indexados en el tiempo y en su precio, el país se extingue. La gente no tiene para nada de nada.

¿Pero a quién se le ocurre pensar que el venezolano de a pie, el Juan Bimba y aquellos otros que medio tienen alguito, van a estar pendientes del futuro político de unas elecciones seguramente amañadas, o de noventa y tantos mil kilómetros de tierra hurtada hace doscientos años con la nevera y con la barriga vacía? ¿Son tontos o se hacen?

Por eso: ¡Dios, Venezuela Libre y Cese de la Ocupación!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba