Opinión

¡Te pasaste Niño Jesús!

Daniel Romero Pernalete / Venezuela RED Informativa.us

Querido Niño Jesús… Esta vez te pasaste. Todo un año portándonos bien (mi hermanita y yo) y nos sales con esto. No se vale, Chuchín. Mi hermanita te pidió una Barbie y le llegas con una “Cilita”. Yo te pedí una bicicleta y te hiciste el gualberto. Tu y yo sabemos que no sé moverme en una bicicleta, ¡pero tampoco era para que me trajeras un burro! Un “Súper Burro”, para ser exactos.

Yo no sé, Niño Jesús, si viniste por tu cuenta o te mandó Herodes. Mi hermanita no ha parado de llorar desde que recibió la cosa esa. Y mi mamá tuvo que darme un baño con agua helada para bajarme la calentera que agarré. Por la tele me enteré de que repartiste 12 millones de esos esperpentos. Mataste 12 millones de ilusiones. Eres un ilusionicida. Por lo menos te sale una denuncia por maltrato infantil. Creo que de hoy en adelante vamos a portarnos mal, porque con esas “recompensas” no vale la pena.

Estoy promoviendo la iniciativa de declararte “persona non grata”. Mi hermanita y yo romperemos relaciones contigo. Para el próximo año firmaremos un acuerdo con Santa Claus: nos portamos bien y él nos trae los regalitos. Pero esperamos que no se vaya a aparecer con un “Super Trump” y una “Melanita”. No creo que se atreva a tanto.

Me parece muy cruel de tu parte, Chuchito, que nos castigues con esos regalos. Ese par de indeseables (yo no sé qué es eso, pero así los llaman mi papá, mi mamá y todos los vecinos que conozco) son responsables de que mis padres no tengan trabajo. De que mi hermano mayor se haya ido a otro país. De que mi abuelo viva con siete dólares al mes. De que mi maestra vaya a la escuela con los zapatos rotos. De que mi hermanita y yo nos durmamos en clase de purita hambre. De que el país esté vuelto m… (mi papá dice la palabra completa, pero yo no me atrevo a escribirla).

Hace un rato me paseé por el barrio y encontré varios “regalos” decapitados. Otros colgados por el pescuezo. Otros con un montón de agujitas por todo el cuerpo. Pude ver varios cerdos comiendo muñecos. Y vi algunos perros haciendo sus necesidades sobre los muñecos.

Me has decepcionado, querido Niño Jesús. Te dejo porque voy a consolar a mi hermanita, que sigue llorando. Espero que te vaya mejor que a ella y a mí.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba