CRITERIOS Con Pablo Medina Carrasco

Tocando puertas

La Casa Blanca y el Departamento de Estado de Estados Unidos están frente a una excelente oportunidad para reparar errores y hacer genuino control de daños. El sufrimiento de los pueblos de Venezuela, Nicaragua y Cuba podría llegar a un punto de retorno, si se inician las acciones para poner de rodillas a las dictaduras que tienen desbaratados a esos tres países.

La remoción del señor Juan Fernández de sus responsabilidades como asesor de política exterior de la Casa Blanca para la América Latina, puede resultar ser un momento emblemático para que este país se lave la cara y retome el camino de las acciones dirigidas a poner fin a esas dictaduras. Sin temor y con todas sus letras. Con los “gobiernos” de esos países el mundo libre no puede ni debe aceptar convivir en este continente.

Ante los hechos públicos y notorios del fracaso de cualquier intento en tomar en serio los supuestos compromisos que dice haber asumido la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, por ejemplo, con el verdadero propósito de retomar el camino de la democracia y de la recuperación de la calidad de vida del pueblo venezolano.

Ante el rotundo fracaso del “ablandamiento” de las medidas y sanciones que liderizó alguna vez este país sobre la «narcocracia» venezolana. Y de cara al descredito mundial que le ha generado el producto de una serie de acciones y decisiones unilaterales y asimétricas entre esta administración y el régimen de Caracas, no cabe duda que se ha exponenciado la guachafita, la bravuconería y la falta completa de escrúpulos y de cualquier forma civilizada de funcionamiento del régimen de Maduro y de sus secuaces en Venezuela para con los venezolanos. ¡Todo, allá en mí país, anda cada día de mal en peor!

Si las medidas y sanciones ni perjudicaban ni afectaban directamente al pueblo venezolano, más bien intentaban poner algo de control a las tremendas deformaciones y sinvergüenzuras que caracterizan al régimen de Miraflores, este debería ser el momento de apretarle las tuercas a los maleantes que dominan mi país.

Reiteramos lo que tantas y tantas veces hemos manifestado en el pasado. La Resistencia venezolana extiende su mano amiga en busca de la solidaridad del gobierno y del pueblo de este gran país, para juntos abordar y extinguir todo lo feo y lo malo que le ha restado casi 25 años de calidad de vida al pueblo venezolano.

Seguimos estando acá, a la espera de ser convocados para formar parte de la solución de los problemas de Venezuela que afectan e infectan buena parte de nuestro hemisferio.

Por eso Venezuela: ¡No te sigas dejando joder! ¡Vamos a ponerle fin a esta VAINA!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba