Opinión

Un canto de sirenas el diálogo venezolano

César Ojeda / Venezuela RED Informativa.us

Tan ruidoso ha sido el diálogo político venezolano para tratar de salir de la tiranía, que ha embobado, incluso, a los tres últimos gobiernos de Estados Unidos.

El diálogo entre la “Oposición” y la tiranía venezolana, es una metáfora que beneficia a los comunistas avivando el beneficio de la duda, como sí en Venezuela existiera un gobierno y no una tiranía.

La verdad, verdadera es, que Venezuela está secuestrada, por los enemigos de la humanidad mundial, aquellos que buscan a toda costa acabar con Los Estados Unidos, Ellos, utilizan a estos chavistas del demonio para ir avanzando sus planes a largo plazo, avanzan, sin prisa y sin pausa, hasta lograr controlar el mundo, ellos saben, que para lograrlo, tienen que atacar de cerca en su propio patio a Los Estados Unidos.

Así es que, en Venezuela, no existe gobierno, por el contrario, existe una peligrosa tiranía criminal que está al servicio de poderosos países enemigos de la libertad y enemigos del bienestar individual que sin lugar a dudas terminará afectando la paz de todo el continente.

El gran dilema para la liberación nacional es que, nuestra representación política, ha carecido de una filosofía doctrinaria, firme y radical como para a ver visto, más allá de lo presente, ahora, ya es tarde para enfrentarlos, estamos frente a un futuro incierto, perdimos el país, la tiranía absorbió esa ideología de odio y de terror que, con el poder bélico que tiene, controla todo a sus anchas.

El folclore electoral es el sebo de la trampa

Los actos electorales en la tiranía venezolana son como los festines de Calígula, aquel emperador Romano que daba Pan y Circo para distraer las masas, mientras llevaba a cabo la ejecución de sus adversarios, como para legitimar su bondad ante las masas.

Frases del tirano “De aquí no nos vamos, ni con votos, ni con balas, sólo muertos salimos del poder” señores de nuestra oposición, ya el tiempo para la liberación mediante el voto popular, pasó.

Putin el líder de la cofradía latina

Los venezolanos ya perdimos nuestro territorio, Venezuela, ya no nos pertenece, Venezuela, hoy día, es un país ajeno a nosotros, el país pasó a ser una base territorial de fundamentalistas y comunistas al cuidado del terrorista Putin, ellos, junto a China buscan controlar el mundo, los venezolanos estamos en medio de una guerra ajena, producto de peligrosas ambiciones extranjeras, que buscan vencer a Estados Unidos.

Preludio de la guerra

Estados Unidos es el objetivo primordial, Estados Unidos es la meta que buscan alcanzar los países enemigos de la humanidad, ellos saben que tienen que vencer a Norteamérica para poder hacerse dueños del mundo entero.

La guerra en las Américas será inminente a mediano o largo plazo, ya es inevitable, al primer ataque de Estados Unidos en Taiwán, en Ucrania o Irán, el propio Putin dijo: “Atacaremos a Estados Unidos desde su propio patio”.

Estados Unidos por su seguridad y por la paz en la región tendrá que atacar prontamente, tienen que fabricar el escenario y de una vez, atacar con mucha fuerza a la tiranía venezolana, hasta expulsar y capturar a los narcoguerrilleros y terroristas que cuidan la tiranía por orden de los rusos, chinos e iraníes, luego tomar a Venezuela hasta liberarla de los comunistas y también de los populistas.

El error de los últimos gobiernos estadounidenses en América estuvo en no atacar a tiempo al comunismo en Venezuela, como lo hizo el presidente Reagan en Grenada, cuando el presidente vio que comenzaba a arder la candela comunista en la isla, de inmediato la apagó y en un dos por tres sacó a los cubanos.

Luego se abrió otra ventana fue cuando el presidente Bush, no concretó sólo pronunció una frase contra los comunistas cuando los venezolanos en la calle tumbamos a Chávez, dijo “Él se lo andaba buscando”.

Vino el turno para el presidente Obama finalmente, ya yéndose, dictó el decreto de guerra, considerando con suficientes razones a Venezuela país de alto riesgo para la seguridad de Estados Unidos, tristemente, no ejecutó la intervención, en perjuicio de la seguridad de su país, porque erróneamente, le hizo caso a la censura de los falsos opositores venezolanos que decían que “Venezuela se respeta, somos un país pacífico”. Venezolanos ignorantes de lo que se ocultaba en territorio venezolano, proveniente del Medio Oriente.

Luego vino el turno para el presidente Trump que con acierto, reafirma el decreto de guerra de su antecesor, dijo: “Que no descarta la intervención militar” pero, su amistad con Putin, más la izquierda desde diferentes flancos, junto a falsos opositores desmontaron su intención de atacar a sus enemigos en territorio venezolano.

El presidente Trump sin darse cuenta fue entrampado, al presidente, le introdujeron un Caballo de Troya en la Casa Blanca y en el Senado, la falsa oposición venezolana con aliados en la sombra de la izquierda y; con artificio, convencieron al equipo del gobierno americano para que no atacara, el tiempo los juzgará por ignorancia o por negligencia, esta acción no solo benefició a los enemigos de EE.UU. para ganar tiempo y reacomodarse, sino que causó un terrible daño al futuro de la seguridad de Estados Unidos.

El ruso Putin junto con sus aliados ganaron tanto espacio en Venezuela en tiempos del presidente Trump, que fue desde ese momento cuando el tirano Maduro, ante la inminente intervención militar de Estados Unidos, asustado, entrega el poder a Putin, para que dirija las estrategias de salvación de la tiranía, de hecho, en la actualidad el comandante en jefe Padrino López, es el ruso Putin, no Maduro.

csrcastrillo@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba